Archive for the ‘Familia’ Category

Los Perros: Amigos, compañeros, amor incondicional

El perro el mejor amigoTener un amigo perruno es una de las mejores bendiciones que podemos tener, no sólo porque son los seres más leales sino porque siempre cuidan de nosotros y además, tienen formas muy peculiares de demostrar cuanto aman a su dueño.

Por algo  se dice que el perro es el mejor amigo del hombre, más bien es el mejor amigo del ser humano. No hay mejor compañía y amor más incondicional que la que te ofrecerá un perro.

Los animales por lo general tienen diversas formas de reaccionar, casi nunca los entendemos del todo pero finalmente acabamos por acostumbrarnos a dichas formas. Sin embargo, es bueno que sepamos que en la mayoría de esas reacciones el perro está diciendo todo lo que siente por ti y lo importante que eres para él.

Duerme en tu habitación o contigo:
En ocasiones habrá de apoderarse de tu cama o simplemente se echará a tus pies, es la mejor forma de decirte que desea pasar el tiempo contigo, incluso aunque no hagan nada.

Le da alegría mirarte llegar a casa:
No importa cuánto tiempo has estado fuera de casa, tu perro siempre te estará esperando con la misma alegría pues no tienen noción del tiempo pero si de cuanto te echan de menos y la alegría que les da verte llegar a casa.

Después de comer duerme contigo la siesta:
Posiblemente durante su comida no te permitirá acercarte a él porque piensa que le puedes robar su comida, pero apenas termine, querrá estar contigo e incluso descansar. Es su manera de decir lo cómodo y relajado que se siente a tu lado.

Su cara de pena es única:
Esta cara no significa nada más y menos que te quiere y que a tu lado es feliz, es la manera más sincera de dejarte ver su interior.

Lame tu cara o pies:
Las lamidas siempre son muestra de afecto y además, una manera de comunicarse contigo, hacerte saber cuánto te aman o te han echado de menos. Incluso es una manera que tienen para liberar el estrés.

Sabe cuando estás triste:
Tienen un sexto sentido que les dice cuando no te encuentras bien emocionalmente e incluso si estás enfermo, si llegan a identificarlo querrán estar lo más apegado posible contigo.

Es tu fiel seguidor:
No hay lugar al que no te acompañe, incluso va contigo hasta el baño, es una manera de protegerte y de sentirse parte de ti. Además, si mueve el rabo es sinónimo de felicidad, ¡no lo ignores!

Busca tu aprobación:
Cuando realizan algo les gusta que les demuestres cariño pues esa es la forma en que saben si lo apruebas o no, también puede ser una manera de llamar tu atención.

Te trae regalos:
Sus regalos pueden ser algo que encontraron en la calle e incluso algún bicho o animalito muerto, ¡no lo desprecies! Es una forma de agradecerte todo lo que haces por él, además está compartiendo contigo algo que significa mucho para él y en ellos te entrega su amor y confianza.

Se apoya en ti:
Cuando tu perro deja caer su peso encima de ti, no quiere nada más y menos que recibir muestras de cariño de tu parte, algo como ¨mimarlo¨.

No olvides tratar a tu perro como a un integrante más de tu familia. Si has decidido adoptarlo, cuídalo, aliméntalo y dale mucho amor. Ellos merecen todo nuestro respeto y sobretodo, que atendamos sus necesidades. Corresponde a su lealtad e incondicionalidad amándolo.

Fuente: veterinarios.info

Función energética de los perros

familia-con-perroDe acuerdo al sistema energético de los perros, el plexo solar y el corazón son la zona más amplia en ellos. Son seres receptores de energía. Ellos vienen a proteger energéticamente a su compañero humano.

Por eso es tan común que súbitamente un perro se enferme, o que si su amigo humano esté en riesgo lo presienta, o que tras la muerte del humano, él se deje morir.

Porque vienen con una misión y aunque creamos que uno es quien encuentra al perro, es al revés; estos llegan en los momentos indicados, se nos aparecen en la calle y buscan quedarse con nosotros (si es el caso), o simplemente a través de la sincronía llegan a nuestras vidas. El humano puede creer que “escoge” al perrito, pero él a través de su mirada nos “reconoce” y eso hace que cerebralmente se active la “zona de empatía” y decidamos quedarnos con él.

Los perros vienen a enseñar el amor incondicional, no juzgan, no critican, no se ofenden, no almacenan rencor, resentimiento, molestia o tonterías así. El perro perdona, ama, juega. Si lo abandonamos o maltratamos, comienza a aflorar más la parte genética de su estructura primitiva de “lobo”, se hacen agresivos, desconfiados, etc, pero el cariño y el cuidado (aunque lleve tiempo) los regresa nuevamente a su vibración natural de amor incondicional.

En el plano de la energía, como ya se dijo, son receptores. Ellos gozan de extra-sensorialidad, perciben no solamente si alguien quiere físicamente dañar a su compañero humano, sino energéticamente, así que reciben la energía primero para que no nos afecte a los humanos. Cuando el humano tiene patrones emocionales o hábitos malsanos, el perro comenzará a trabajar con esa energía, y no solamente con el miembro más apegado de la familia, sino con toda la familia. Por eso es importante darles mucha agua (para que transmuten la energía) o darles amor (para liberarlos de cargas energéticas innecesarias).

El ser humano cuando duerme, entra en otras frecuencias, al igual el perro. El perro más que nada es un guardián, y estará como “observador”, cuidando nuestro campo energético. Existen casos documentados en los que en casas cargadas muy negativamente, el perro no quiere entrar, y si entra, muchas veces muere porque recibe todo el impacto energético.

Su constante jadeo, recicla la energía alrededor, absorbe y depura (de hecho, es su manera de transpirar; no olvidemos que el sudor es una manera en como el cuerpo saca toxinas). Obviamente este ejemplo hace referencia al jadeo cuando no es por cansancio, sed o ansiedad.

Los perros viven en promedio 8 veces menos que el humano, esto es porque como ya se dijo, vienen a una misión determinada. Nuestro cuerpo se regenera en ciclos de 7 a 10 años, muy similar al promedio de vida de un perro. Nos acompañan, nos ayudan a elevar la frecuencia emocional, a comprender el amor incondicional, a transmutar la información celular, a sanar, etc.

La razón energética del aullido del perro es porque su sensibilidad logra detectar vibraciones “negativas”, “densas” y entonces da aviso de ello (inclusive puede percibir sucesos en otras partes del mundo, o eventos que apenas van a ocurrir). Es común que muchas personas digan que antes de grandes sismos, por “coincidencia” sus perros aullaban constantemente y/o estaban intranquilos.

El perro goza de existencia multidimensional. No sólo el humano es multidimensional como lo mencionan algunos científicos estudiosos del campo de la energía, también el perro. Es por ello que sienten cuando algo le ha sucedido a su compañero.

Por “estética” se les suele cortar la cola y las orejas, esto es equivalente a mutilarlos en el plano energético (aunque se recuperan), es totalmente innecesario hacerlo. En las orejas está el centro energético coronario, por eso son como sus “antenas”. Y en la cola, está la fuerza vital. De verdad, no hay que continuar con estas prácticas, no es necesario.

Estos seres maravillosos que en verdad parecen ser el “mejor amigo del humano”, no sólo son animales que sirven para cuidar o acompañar, su existencia tiene un sentido más profundo (como cada cosa en cuanto existe).

Se dice que los perros provienen de los lobos, en efecto comparten similaridades genéticas, pero la variación tan distinta entre los canes, nos lleva a pensar que hay algo más allá de una simple “domesticación”.

Algunos mencionan que los perros son seres que fueron enviados de las estrellas para ayudar al ser humano en su aprendizaje sobre el amor incondicional. Esto no es imposible, considerando el hecho de que un “simple” metal como el oro, según estudios recientes, fue traído por meteoritos a la Tierra hace millones de años. En efecto, el cuerpo del perro ha nacido en esta dimensión física, sin embargo, la energía que corre en él, no necesariamente es de aquí.

Podríamos pensar que el perro es un ser menos evolucionado, sin embargo, esto es una ilusión de nuestro juicio. La evolución no es proporcional al intelecto, ni a la funcionalidad social; la evolución es un tema del alma y el espíritu. ¿Cuántos humanos aman como el perro lo hace con su prójimo?, eso, es evolución, aunque no haya una complejidad intelectual. Con esto no se quiere decir que el humano sea menos involucionado, pero, el perro es maestro del humano en lo que al amor incondicional respecta.

Por último, hay que mencionar que cuando el perro se “va” de su cuerpo, sigue aquí, en una dimensión más sutil, pero siempre acompañará a su compañero humano. No solo son leales en vida, sino después de cumplir su misión en la Tierra.

Fuente: Paradigmaterrestre.com

¿Mimamos demasiado a los pequeños? expertos abogan por endurecer su carácter.

consentir-ninosNiños mimados, adultos débiles: Llega la “generación blandita”

Suma escolar: Padres que llevan la mochila al niño hasta la puerta del colegio + padres que piden que no se premie a los mejores de la clase porque los demás pueden traumatizarse + padres que le hacen los deberes a los niños que previamente han consultado en los grupos de WhatsApp = niños blanditos, hiperprotegidos y poco resolutivos.

Cuenta Eva Millet, la autora del libro Hiperpaternidad, que ya hay niños que, al caerse, no se levantan: Esperan esa mano siempre atenta que tirará de ellos. En ciertos colegios han empezado a tomar nota. Y, en algunos países, el carácter ya forma parte del debate sobre la Educación.

Esto no es la nueva pedagogía. Gregorio Luri, filósofo y autor del libro Mejor Educados, suele recordar que la educación del carácter es tan tradicional en ciertos colegios británicos como para que haya llegado a nuestros días una frase atribuida al Duque de Welington: «La batalla de Waterloo se empezó a ganar en los campos de deporte de Eton».

En los campos de Waterloo o en las canchas del mítico colegio inglés, cuna del establishment, ningún niño esperaba que le levantaran si podía solo. En España, se habla de «educación en valores», pero puede que no sea lo mismo. El carácter se entiende como echarle valor, coraje, actuar en consecuencia cuando se sabe lo que está bien o está mal, no limitarse a indignarse.

Como dice Luri, «ahora mismo les fomentamos a los ni;os la náusea en lugar del apetito». En su opinión, los niños de ahora saben cuándo se tienen que sentir mal ante determinadas conductas, pero educar el carácter es animarles a dar un paso, a ser ejemplo, a que sus valores pasen a la acción.

Si están acosando a un niño, no callarse y protegerle. Decir no a la presión del grupo. El carácter ha vuelto cuando se ha sido consciente de que podríamos estar criando a una oleada de niños demasiado blanditos.

Con padres que se presentan a las revisiones de exámenes de sus hijos, que abuchean a los árbitros en los partidos y que han hecho el vacío a niños que no invitaban a sus retoños a los cumpleaños. «Yo he tenido a un chaval de 19 años que se me ha echado a llorar porque le suspendí un examen», cuenta Elvira Roca, profesora de instituto. «Le dije que no me diera el espectáculo. Vino su madre a verme y me dijo que había humillado a su hijo. Le tuve que decir que estaba siendo ella quien le humillaba a él».

Nicky Morgan era ministra británica de Educación con David Cameron e hizo bandera de la educación del carácter. «Para mí, los rasgos del carácter son esas cualidades que nos engrandecen como personas: La resistencia, la habilidad para trabajar con otros, enseñar humildad mientras se disfruta del éxito y capacidad de recuperación en el fracaso», decía en su cruzada por extender ese tipo de educación.

El poema de Rudyard Kipling y su verso sobre la victoria y el fracaso, esos dos impostores a los que hay que tratar de igual forma, que figura en la entrada de la cancha principal de Wimbledon. “Cuando una familia quiere que sus hijos no pasen las dificultades que pasaron ellos, la sociedad se vuelve más cómoda”

Alfonso Aguiló escribió Educar el carácter  hace 25 años. No ha parado de reeditarse y traducirse desde entonces: «Tener buen carácter no significa estar todos cortados por el mismo patrón. Pero estoy seguro que casi todos nos pondríamos de acuerdo en que ser honrado, trabajador, generoso, justo, leal, empático, valiente, austero, recio y organizado son buenas cualidades». ¿Cómo se educa el carácter? No desde la teoría, desde luego. «La educación en valores es algo abstracto. Las virtudes son los valores integrados en la persona», explica.

Este veterano profesor confirma que tenemos ahora a generaciones de niños blanditos y no se escandaliza: «Son ciclos normales del desarrollo de una sociedad. Cuando una familia quiere que sus hijos no pasen las dificultades por las que sí pasaron ellos la sociedad se vuelve más cómoda, blanda, menos esforzada. Pasa también con los países».

Según Aguiló, la educación del carácter no tiene que ver con el dinero y sí con el capital cultural de las familias, con el modo de transmitir cómo afrontar la vida: «He conocido a madres que limpiaban escaleras para que sus hijos llevaran unas zapatillas de marca y a gente de dinero que también los mimaba mucho».

En EEUU, la cadena de colegios KIPP, con tasas de éxito académico inéditas en las zonas donde se instalan, insisten en la educación del carácter como indispensable: «Trabaja duro. Sé amable», han resumido en los carteles enormes que decoran sus centros. En ese país, Angela Duckworth se ha convertido en la gurú del estudio de la personalidad.

Tiene un laboratorio donde analiza qué rasgos hacen que los niños tengan éxito de mayores. Está tan ocupada que no da entrevistas, dice su equipo. Siempre cuenta que, pese a las buenas notas, su padre le decía que no se creyera especial. «La tendencia a mantener el interés y el esfuerzo para conseguir metas a largo plazo», la fuerza de voluntad, es el rasgo que, según Grit, su reciente best seller sobre el poder de la perseverancia, define a las personas con éxito.

Ha trabajado en barrios marginales y ha estado en West Point, la academia militar de EEUU, analizando cómo eran los 1.200 cadetes que pasaban las durísimas pruebas iniciales. Niños a los que no levantaron del suelo cuando podían ellos solos.

Fuente: elmundo.es

La Gratitud y su poder sanador

graciasNuevos estudios e investigación afirman que la gratitud puede tener un enorme impacto en la salud.

Un estudio reciente, titulado el papel de la gratitud en personas con insuficiencia cardíaca asintomática, ha encontrado que esta actitud hacia la vida, desempeña un papel importante para el bienestar general.

Este estudio demostró que, ser agradecido contribuye a mejorar la salud de los pacientes que sufren de enfermedades del corazón. El poder de la gratitud se asoció con una mejoría en la calidad del sueño, reduciendo la fatiga, disminuyendo la depresión y mejorando el estado de ánimo y la autoeficacia en el mantenimiento de la función cardíaca.

Esto tiene implicaciones más amplias, y los investigadores creen que puede ayudar a cualquier persona. Por lo tanto, no necesitas ser una persona con padecimiento de cardiopatía para mostrar gratitud hacia los demás. Esta debe ser una actitud positiva para mejorar nuestra calidad de vida.

Estos son algunos consejos mediante los cuales podrás emplear la gratitud en beneficio de tu salud y bienestar emocional.

La gratitud como un acto consciente
Ser agradecido es una parte importante de mantenerse saludable a largo plazo, y no sólo eso, sino que también te abrirá puertas en vez de cerrar y limitar tu vida.

Puedes mostrar gratitud de diversas maneras, ¿tus seres queridos saben cuanto los estimas y cuanto les estás agradecido por pasar momentos juntos? Ser agradecido puede tomar un esfuerzo consciente. Es importante comenzar a notar los procesos de pensamiento y cómo reaccionamos ante las diferentes situaciones.

Mostrar gratitud a los seres queridos
Las personas que están más cerca de nosotros necesitan saber cuanto los apreciamos. Puedes comenzar de la siguiente manera:

  • Mostrar gratitud por una acción específica.
  • También puedes demostrarlo haciendo algo para ellos y para hacer su vida más fácil.
  • Pasa tiempo con ellos, demostrando que disfrutas de la compañía, esto mostrará que estás presente y que le prestas atención a los demás.
  • Simplemente dar las gracias mirando a los ojos, y siendo sinceros, porque lo importante es que seas consciente de todo aquello de lo que deberías estar agradecido.
  • Lo mismo se aplica a colegas de trabajo, vecinos, amigos e incluso algún desconocido con el que hemos encontrado afinidad y empatía.
  • A veces una simple lista de todas las cosas positivas y buenas en tu vida puede ser la mejor manera de comenzar el camino de la gratitud.

La importancia de ser agradecidos
No podemos pretender que estaremos durante todo el día dando gracias, incluso eso no sería del todo sincero ni tampoco es una meta, lo ideal es comenzar con lo inmediato, y también debemos permitirnos los altibajos naturales de todo ser humano.

Hay cosas de las cuales se puede estar agradecido sin ningún esfuerzo: Un buen sabor que llega a nuestro paladar, una felicitación recibida, un logro o un buen resultado, sin embargo, existen algunas otras cosas de las cuales podemos estar también agradecidos, aunque nos lleve más esfuerzo.

Muchas veces las dificultades, eso que nos mueve de nuestra zona de confort, nos parece algo insoportable y muy pesado, y quizás lo sea, pero de alguna manera, si somos capaces de enfrentarlo, podremos sacarle algún provecho, y no se trata de agradecerlo, ni agradecer que se haya presentado en nuestro camino, sino que debemos estar agradecidos con nuestras mejores decisiones que nos permitan seguir adelante a pesar de todo, y salir de eso que nos afecta.

Se trata de aprender a ser agradecidos, de soltarnos un poco y comenzar a dejar de exigirnos tanto, de pretender tantas cosas inalcanzables, no por darnos por vencidos, sino por que muchas veces al mirar muy lejos nos perdemos de vista lo que tenemos cerca, y quizás eso que tenemos hoy cerca no dure para siempre, y debemos apreciarlo hoy.

No tiene porqué ser un desafío comenzar a ser agradecidos, trata de verlo como una solución que tienes al alcance de tu mano, y comienza a usarla en las pequeñas cosas, que pueden ser muchas veces, las más difíciles de apreciar y las más grandes en significado.

Fuente: Lavidalucida.com

COMO LOGRAR SER AGRADECIDO

Artículo en 2 partes: Ser agradecido a largo plazo y Ser agradecido en el momento

Las personas con un fuerte sentido de gratitud, amor y aprecio no necesariamente tienen más que otros; tampoco son “más afortunadas”. Simplemente reconocen y ven el potencial en sus vidas. Un estudio realizado en el 2003 sugirió que las personas que cultivan la gratitud generalmente son más felices y sanas que aquellas que no lo hacen.[1]

PRIMERA PARTE: Ser agradecido a largo plazo

Mantén un diario de gratitud. Recordarte las cosas de las que tienes que estar agradecido y registrar tu gratitud a diario te ayuda a consolidad tu actitud agradecida.
Sin importar cuán difícil sea tu vida actualmente, siempre hay algo que agradecer, una luz brillante de gratitud. Encontrarlo te ayudará a lidiar con los demás aspectos de la vida.[2]

Registra diariamente de 3 a 5 cosas por las que te sientes agradecido. Pueden ser cosas tan simples como “el sol brillaba” o tan importantes como “mi pareja me propuso matrimonio”.

Dedica un poco de tiempo todo los días para reflexionar acerca de las cosas por las que sientes más gratitud durante ese día. Incluso podrías descubrir que hay más de 5 cosas que te gustaría registrar.

Cuando pases por un momento especialmente difícil, puede ser beneficioso revisar tus anotaciones anteriores. Si se trata de una situación realmente complicada, encuentra las cosas más pequeñas por las que puedas estar agradecido. Por ejemplo: si tienes una enfermedad terminal, es poco probable que vayas a sentirte agradecido por ello, pero puedes estarlo por el hecho de que alguien te haya traído la cena, por una cama caliente, por tu gato acurrucándose a tu lado. Todos estos detalles pueden hacer que el trauma de un evento importante (la enfermedad) sea más manejable.

Cambia completamente tu forma de pensar. Las personas que están agradecidas por sus vidas no necesariamente tienen vidas más sencillas que tú. De hecho, muchas de las personas que practican más la gratitud son aquellas que enfrentan situaciones extremadamente difíciles, pero lo hacen porque entienden que la situación en sí no es el problema, en realidad es tu manera de pensar en ella la que la hace más fácil o más difícil.

Utiliza las palabras correctas. Utilizar un lenguaje negativo y etiquetas puede hacer que una situación sea más complicada y que te cueste más sentirte agradecido en general. Por ejemplo: etiquetar una situación como “mi terrible enfermedad” empeorará más las cosas a diferencia de solo decir “la enfermedad que tengo”. En el segundo ejemplo, no solo excluyes a la enfermedad como parte de ti, sino que también la conviertes en un lenguaje neutral en lugar de uno negativo.

Martirizarte a ti y a los demás solo te hará menos capaz de sentir una verdadera gratitud. Si te das cuenta de que piensas de forma negativa de ti o de otra persona, deja de hacerlo y cambia completamente ese pensamiento. Por ejemplo: en lugar de pensar “Soy tan estúpido cuando se trata de las matemáticas”, di “Tengo algunas dificultades con este problema de matemáticas”. Esta forma de pensar replantea el problema de modo que la causa ya no seas tú, sino una desconexión existente entre tú y dicho problema, lo cual es algo que puedes superar.

Practica la concientización. Al vivir el momento haces que sea imposible para tu cerebro adelantarse y preocuparse o planificar para el futuro, o incluso quedarse estancado en el pasado. Esta es una forma de practicar la gratitud, ya que te sumerges en el presente reconociendo y agradeciendo la importancia del “ahora”.
Practica la concientización mientras comes. Es decir, no leas un libro, no mires televisión ni revises tu teléfono. En lugar de eso, enfócate en la comida que pones en tu boca: ¿está caliente?, ¿fría?, ¿cuál es su textura?, ¿a qué huele?, ¿es dulce, amarga o salada?

Hazlo mientras das una paseo o simplemente cuando estás sentado al aire libre. Observa el color del cielo y la forma de las nubes. Observa el color y la forma de los árboles y las plantas. Utiliza tu nariz para encontrar algún olor y escucha el sonido del viento en los árboles, de los niños jugando, de los autos a medida que pasan por tu lado.

Practicar la concientización es una forma de estar presente en cada evento a medida que ocurre. Se trata de una técnica que puede ayudarte a aliviar los problemas de salud mental como la depresión o la ansiedad, debido a que estos tienden a ser producto del miedo al futuro y de la preocupación por el pasado.[3]

Medita. La meditación es otra de las formas increíblemente útiles de lidiar con los problemas de salud mental y con un sentido general de malestar en tu vida. También puede ayudarte a promover tus prácticas de gratitud.

Ve a un lugar tranquilo y medita durante 15 minutos diariamente. Siéntate cómodamente y comienza a respirar profundo. Tu vientre se elevará y bajara cada vez que inhales y exhales. Concéntrate en tu respiración. Cuando los pensamientos errantes demanden tu atención, reconócelos y deja que se vayan. Si desvías tu atención de la meditación, concéntrate nuevamente en tu respiración.

Puede ser útil establecer un límite en la respiración en lugar de un límite de tiempo, de modo que no tengas que ver tu reloj constantemente. Di algo como “Meditaré durante 50 respiraciones”. Si pierdes la cuenta, ¡no hay problema! Probablemente sea hora de terminar la sesión.

Desarrolla un estilo de vida sano. Ser agradecido es en realidad algo que puede ayudarte mucho a estar sano y a mantenerte así. Sin embargo, también puedes aumentar tu nivel de gratitud al desarrollar un estilo de vida sano para ti mismo durmiendo lo suficiente, bebiendo agua y comiendo de una manera que promueva tu bienestar.

Dormir es un gran componente de la salud y de la gratitud. Si bien es definitivamente admirable practicar la gratitud incluso durante esos momentos de insomnio y llenos de ansiedad en tu vida, dormir lo suficiente puede ayudarte a cultivar el sentimiento de gratitud con mayor facilidad. Procura dormir antes de las 11:00 p.m. y apagar todos los aparatos electrónicos (computadora, teléfono, iPod) 30 minutos antes de ir a la cama.

Bebe suficiente agua. Dado que el agua constituye una gran parte de nuestro organismo, es un componente necesario para asegurarte de que todo funcione a la perfección. Intenta beber al menos unos 8 vasos de agua al día.

Ejercítate. El ejercicio (en especial el del tipo cardiovascular) libera químicos que te hacen feliz tales como las endorfinas, las cuales te ayudan a regular tu estado de ánimo y te hacen sentir mejor. Intenta hacer al menos 30 minutos de ejercicio al día. Esto puede ser tan sencillo como salir a correr o poner un poco de música y bailar durante 30 minutos.

Asegúrate de consumir alimentos que le ayuden a tu cuerpo a funcionar de manera eficaz y feliz. Opta por las frutas y verduras (mientras más oscuras sean, más nutrientes tienen), como la col rizada, los pimientos rojos y los plátanos. Consume carbohidratos buenos como arroz integral, granos enteros y avena. También ingiere proteínas como el salmón, las nueces, las carnes magras y los huevos. Evita lo más posible consumir azúcar y sal. Concentra tu dieta en las mejores y más saludables partes, dándote unos gustos ocasionales.

SEGUNDA PARTRE: Ser agradecido en el momento

Toma un descanso. A veces, una buena forma de reencaminarte y de sentirte mejor es tomar un descanso. En ocasiones, necesitarás crear cosas por las cuales sentirte agradecido y un descanso puede ser una buena.

Si estás en el trabajo (o en la escuela), ve a dar un paseo alrededor del edificio o sal por unos 15 minutos para respirar aire fresco. Pasa este tiempo reflexionando acerca de lo agradecido que estás por tener la oportunidad de tomarte un descanso, de estirar las piernas y de sentir el sol.

A veces, solo necesitas tomarte unas vacaciones. Si tienes la oportunidad, ¡hazlo! Tomar unas vacaciones y salir de la rutina de tus actividades cotidianas puede darte la capacidad para apreciarlas más, así como recargarte de energías para lidiar con las cosas de las que te sientes menos agradecido.

Dile a alguien que le estás agradecido. Con frecuencia, la vida se vuelve muy ocupada y te olvidas de decirles a las personas que te preocupas por ellas, que te has dado cuenta de lo que hacen y que eso significa mucho para ti. La gente te recordará con más cariño si eres agradecido. Hacerlo desarrollará una atmósfera de gratitud que puede esparcirse gradualmente.

Habla acerca de la gratitud con tu familia. Reserva algo de tiempo, como durante una cena, para hablar acerca de las cosas de las que te sientes agradecido ese día. Deja que todos tus familiares tengan unos minutos para hablar de las cosas por las que sienten gratitud.[4]

Envía una nota de agradecimiento. Es realmente sorprendente lo que enviar una pequeña nota de agradecimiento puede hacer. Enviarle una nota de agradecimiento a una persona reconoce que te dio algo (su tiempo, su esfuerzo, un regalo) que no tenía y que aprecias lo que hizo. No necesitas escribir una novela extensa para darle las gracias, basta solo con unas cuantas líneas que le permitan saber lo mucho que esa persona y lo que te dio (un objeto, su tiempo, su energía, etc.) significan para ti.

Retribuye. Ser agradecido no solo consiste en decirle a la gente que lo eres, también se trata de retribuir a tu comunidad y a tus amigos. Esto no significa que debas hacerlo con la finalidad de estar a mano y que nadie le “deba” nada a nadie. Así no es como funciona la gratitud.[5]

Haz algo por las personas en tu vida que te han ayudado. No necesitas decirles que harás algo por ellas a cambio de lo que hicieron por ti. Eso da la impresión de ser un acto de egoísmo. En lugar de ello, cuando alguien necesite una ayuda extra, bríndasela. Por ejemplo, ayudar a tu hermana a limpiar la casa durante una temporada muy ocupada, llevar a tu abuela a sus citas con el médico o darle a tu amigo una mano para que se mude a su nuevo hogar.

Haz algo por las personas que no conoces. A veces, las personas hacen cosas por ti que no puedes retribuir fácilmente (en el sentido que deseas agradecerles y demostrarles lo mucho que significó para ti). Desde luego que debes darles las gracias y decirles lo importante que fue para ti su acción u obsequio. Por ejemplo: tu maestro te ayuda en formas que nunca podrás retribuir (escribiendo cartas de recomendación, siendo un mentor, leyendo tu trabajo), así que en lugar de retribuirle su ayuda directamente a él, puedes servir de mentor para alguien más.

Céntrate en la intención. Cuando alguien haga algo bueno por ti (te dé un regalo, te lleve una comida caliente, se ofrezca a leer y a corregir tu tesis), céntrate en la manera en la que alguien trató de traer algo bueno a tu vida. Alguien sacrificó su precioso tiempo, dinero, etc. para hacer algo por ti.[6]
Este enfoque desarrolla una atmósfera de gratitud que se transmite a las demás personas a través de tus acciones y palabras, especialmente si tienes niños.[7]

Solo di gracias. Decir estas palabras en voz alta puede ayudarte a consolidar el sentimiento de gratitud en tu vida. No solo eso, sino que les permite a otros saber que estás agradecido por las cosas que hicieron por ti. También puede ayudarte a reencaminarte cuando comienzas a sentirte sobrecargado o ansioso.

Utiliza las palabras “gracias” como una forma de oración o mantra. Puedes agradecer por cosas específicas o simplemente repetir las mismas palabras una y otra vez para ti mismo. Por ejemplo: si te encuentras en el autobús rumbo al trabajo, podrías comenzar a agradecer silenciosamente (o en tu mente) por la comida que comiste en la mañana, por la lluvia que riega los árboles, por el autobús que te lleva rápidamente a tu destino, por el impermeable que tienes para protegerte de la lluvia.

También debes recordar agradecerle a las personas que veas a lo largo del día. Agradécele al camarero que te sirve el café, a la persona que te abre la puerta, a la persona encargada del servicio de atención al cliente que te ayudó a descubrir la razón por la que no funcionaba tu teléfono. Agradecerles a las personas también crea una atmósfera de gratitud que se propagará a lo largo de los días de las demás personas.

Recuerda, es imposible estar en un estado de miedo y gratitud. Al cultivar la gratitud (dando las gracias en voz alta), puedes hacer cosas como aliviar la ira, la ansiedad (incluso la ansiedad crónica), la depresión y otros problemas de salud.

Encuentra la gratitud en acontecimientos específicos. A veces, puede ser muy difícil ser agradecido en la vida. Por ejemplo, cuando te suceden cosas como que tu pareja rompa contigo o te haga enojar, o que tu trabajo no te guste en lo absoluto. Sin embargo, estas son ocasiones en las que cultivar la gratitud es aún más importante, porque te ayudará a superar los momentos difíciles de una manera más efectiva de lo que podrías hacer estando enojado.

Para cultivar la gratitud por algo como un trabajo difícil o aburrido, haz una lista de las cosas buenas que tiene: te da dinero para poder comprar comida y tener un lugar donde vivir, te da una oportunidad de tomar el autobús hacia la ciudad y ver el sol que sale por la mañana, te permite llevar un delicioso sándwich para el almuerzo. Para poder descubrir las cosas por las que te sientes agradecido, es posible que debas empezar con algo muy pequeño, pero hacerlo te pondrá de un mejor humor y, cuando empieces a desanimarte o deprimirte por ello, saca esa lista y comienza a añadir cosas en ella.

En el caso de algo como la ruptura de una relación, definitivamente debes darte tiempo para afligirte y estar triste (estar agradecido no significa deshacerte de emociones como la tristeza, ira, etc., simplemente significa hacerlas más manejables). Después de haberte dado el tiempo para lamentarte, haz una lista de las cosas que aprendiste o de las que estás agradecido por la relación (aprendiste que no quieres estar con una persona madrugadora, aprendiste cómo comprometerte, etc.) y luego haz otra con las cosas que agradeces del término de la relación (ahora puedes dejar tus cosas donde quieras, puedes comer arándanos que antes no podías porque tu ex pareja era alérgica, etc.).

Básicamente, puedes aplicar tu técnica de gratitud en cualquier situación. Siempre hay algo de lo que estar agradecido, aun cuando sea muy pequeño (el sol que brilla, por ejemplo). Encontrar estas cosas y reconocerlas puede ayudarte a llevar una vida más plena y alegre.

Consigue a un compañero con quien puedas hablar acerca de las cosas por las que te sientes agradecido y que te haga responsable cada vez que te quejes de algo.

Solo porque aprendas a ser agradecido no significa que no sucederán cosas malas o que no te afectará lo que te ocurra. Simplemente te ayudará a lidiar con las cosas que pasan de una manera más sencilla sin exigir tanto tu salud mental.

Recuerda, algunas veces tendrás días malos en los que estés de mal humor y todo te desagrade. Eso está bien. No te mortifiques por no ser capaz de flotar constantemente en una burbuja de gratitud. Esa podría ser la meta, pero aún nadie la alcanzado.

Notas:

  1. http://www.psy.miami.edu/faculty/mmccullough/gratitude/Emmons_McCullough_2003_JPSP.pdf
  2. http://psychcentral.com/blog/archives/2009/11/19/12-ways-to-be-thankful/
  3. http://www.pbs.org/thisemotionallife/blogs/secret-cure-depression
  4. http://www.huffingtonpost.com/fauzia-burke/gratitude-tips_b_4084278.html
  5. http://psychcentral.com/blog/archives/2013/12/28/6-ways-to-cultivate-gratitude/
  6. http://greatergood.berkeley.edu/topic/gratitude/definition
  7. http://greatergood.berkeley.edu/images/application_uploads/Wood-TraitAndStateLevelsGratitude.pdf

Fuente: wikihow.com

Curar las heridas de la infancia

sanando-heridadEl psiquiatra chileno Claudio Naranjo explica por qué a día de hoy solo sabemos comunicarnos con nuestros hijos a través de la violencia, cómo se pueden curar las heridas de la infancia para que no nos amarguen la vida cuando ya somos adultos y por qué el amor al prójimo no funciona si no se tiene amor propio.

Claudio Naranjo ha afirmado que cuando un psicoterapeuta ayuda a un adulto normalmente ello habla de multitud de carencias de que niño no vio satisfechas. “Aparece el reclamo del niño que vive dentro del adulto, empieza a quejarse de lo que no supo quejarse cuando era niño”, explica.

Hay que sentir la rabia
Según Naranjo, es tremendamente importante que los adultos seamos capaces de “despertar” a ese “niño interior enojado con la frustración de su padre o madre”, el cual pueda incluso “llegar a acusarles” y que sean capaces de sentir la rabia aparentemente irracional” que tenían de pequeños. “Porque sin el permiso de sentir esa rabia, uno vive como un animal castrado”, asevera.

El psiquiatra chileno asegura que los seres humanos “somos como esos leones del circo a los que obligan a pasar por un circo ardiente a costa de hambre y del látigo”. “Todo animal puede ser domesticado, llega un momento en el que el animal se rinde. Así pasa con la vida humana también, a los adultos hay que devolverles la recuperación del dolor y de la rabia infantil para que vuelvan a estar enteros”, constata.

El camino hacia el amor
“Para amar hay que tener la libertad de decir sí o no, no puede ser uno un animal domesticado”, afirma Naranjo, añadiendo que hay que salirse de las frases tipo “tengo que ser un niño bueno” o “tengo que amar a mi padre o a mi madre”. El experto hace hincapié en que “solo desde ahí se puede propiamente recuperar el amor”.

“La rabia incondicional es como el comienzo de una nueva libertad”, apunta. En este sentido, el psiquiatra destaca que hay una contradicción en la ética cristiana, “que predica el amor al prójimo pero no predica el amor por uno mismo”. “Dice: ‘ama al prójimo como a ti mismo’, pero en la práctica es como si el mensaje que transmite la cultura es: ‘no te ames a ti mismo'”, recuerda. “El problema con eso es que no funciona el amor al prójimo si no hay amor por uno mismo”, añade.

Fuente: actualidadRT.com

Somos adultos, pero nuestro cerebro no tanto

brainLeah H. Somerville, una neuróloga de la Universidad de Harvard, se encuentra a menudo frente a una audiencia de jueces. Ellos vienen a escucharla hablar sobre cómo se desarrolla el cerebro.

Es un tema del cual dependen muchas cuestiones legales. ¿Qué edad tiene alguien para ser condenado a muerte? ¿Cuándo debe alguien llegar a votar? ¿Puede un joven de 18 años dar su consentimiento informado?

Científicos como la Dra. Somerville han aprendido mucho en los últimos años. Pero el cuadro complejo que emerge de esto, carece de las líneas brillantes que los políticos quisieran.

“A menudo, la primera pregunta que recibo al final de una presentación es, OK., todo está muy bonito, pero ¿cuando está terminado el cerebro? ¿Cuándo se desarrolla? “, Dijo Somerville. Y les doy una respuesta muy insatisfactoria.

La Doctora Somerville expuso el enigma en detalle en un comentario publicado el miércoles en la revista Neuron.

El cerebro humano alcanza su volumen adulto a los 10 años, pero las neuronas que lo componen siguen cambiando durante años. Las conexiones entre las neuronas vecinas al ser podadas de nuevo, emergen como nuevos vínculos entre las áreas más ampliamente separadas del cerebro.

Eventualmente, esta reorganización se ralentiza, una señal de que el cerebro está madurando. Pero sucede a diferentes ritmos en diferentes partes del cerebro.

La poda en el lóbulo occipital, en la parte posterior del cerebro, disminuye a los 20 años. En el lóbulo frontal, en la parte frontal del cerebro, nuevos vínculos se siguen formando a los 30 años, si no más allá. Esto “Desafía la noción de lo que ‘hecho’ realmente significa”, dijo Somerville.

A medida que la anatomía del cerebro cambia, su actividad también cambia. En el cerebro de un niño, las regiones vecinas tienden a trabajar juntas. En la edad adulta, las regiones distantes comienzan a actuar en concierto. Los neurocientíficos han especulado que esta armonía a larga distancia permite al cerebro adulto trabajar más eficientemente y procesar más información.

Pero el desarrollo de estas redes sigue siendo misterioso, y aún no está claro cómo influyen en el comportamiento humano. Los investigadores han encontrado que algunos niños tienen redes neurales que parecen como si pertenecen a un adulto. Pero todavía son sólo niños.

La investigación de la Dra. Somerville se enfoca en cómo los cambios en el cerebro maduro afectan la manera de cómo la gente piensa.

Los adolescentes hacen tan bien como los adultos en las pruebas de cognición, por ejemplo. Pero si están sintiendo fuertes emociones, esas puntuaciones pueden desplomarse. El problema parece ser que los adolescentes todavía no han desarrollado un sistema cerebral fuerte que pueda mentener las emociones bajo control.

Ese sistema puede tomar un tiempo sorprendentemente largo para madurar, según un estudio publicado este año en Ciencias Psicológicas.

Los autores pidieron a un grupo de jóvenes de  18 a 21 años de edadpermanecer en un escáner FMRI (escáner de Imagenes por Resonancia Magnética, por sus siglas en ingles) y mirar a un monitor. Se les indicó que presionaran un botón cada vez que les mostraran caras con cierta expresión, felices en algunas pruebas, asustadas o neutrales en otras.

Y en algunos casos, los participantes sabían que podrían oír un ruido fuerte y retumbante al final del ensayo.

En los ensayos sin el ruido, los sujetos lo hicieron tan bien como una persona promedio de 20 años. Pero cuando esperaban el ruido, lo hicieron peor en esta prueba.

Las exploraciones cerebrales revelaron que las regiones del cerebro en las que se procesa la emoción eran inusualmente activas, mientras que las áreas dedicadas a mantener esas emociones bajo control, eran débiles.

“Los jóvenes parecían adolescentes”, dijo Laurence Steinberg, psicóloga de la Universidad de Temple y autora del estudio.

La Dra. Steinberg estuvo de acuerdo con Dra. Somerville en que la maduración del cerebro estaba demostrando ser un proceso largo y complicado, sin puntos específicos obvios. Sin embargo, piensa que los estudios recientes contienen algunas lecciones importantes para los formuladores de políticas.

Ha propuesto, por ejemplo, que la edad para votar se reduzca a 16. “Los jóvenes de dieciséis años son igual de buenos en razonamiento lógico que los ancianos”, dijo Steinberg.

Los tribunales, también pueden tener en cuenta la poderosa influencia de las emociones, incluso en las personas que promedian los 20 años.

“La mayoría de las situaciones delictivas en las que los jóvenes están involucrados son situaciones emocionalmente exitantes – están asustados, o están enojados, intoxicados o lo que sea”, dijo Dra. Steinberg.

La Dra. Somerville, por otro lado, dijo que estaba reacia a ofrecer sugerencias de políticas específicas basadas en su investigación sobre el cerebro. “Todavía estoy en la etapa de aprendizaje, por lo que dudaría en llamar a cualquier cosa en particular”, dijo.

Pero ella cree que es importante para los científicos obtener una imagen más completa de cómo el cerebro madura. Los investigadores necesitan hacer estudios a gran escala para rastrear su desarrollo de un año a otro, dijo, hasta bien entrados los 20 años o más.

No basta con comparar a las personas con categorías sencillas, como por ejemplo etiquetar a las personas menores de 18 años como niños ya las personas mayores como adultos. “Nada mágico ocurre a esa edad”, dijo la Dra. Somerville.

Fuente: nytimes.com

La verdad de la mentira

la-verdad-de-la-mentiraEste es el libro que más le ha costado escribir a la psicóloga María Jesús Álava Reyes. Esta experta se inclinó por escribir sobre este tema al verlo continuamente tanto en consulta.

«Vivimos en una sociedad donde la mentira tiene cada vez más fuerza. Está en auge porque no hay consecuencia para los que mienten. Somos tremendamente tolerantes con ellos y esto hace que los mentirosos vayan avanzando y ganando más espacio en un mundo en el que se premia triunfar por medio de trampas», advierte.

El perfil de ese mentiroso casi patológico pero a la vez, exitoso.

Lo que nosotros llamamos la triada oscura. Es el narcisista, el egoísta, agresivo… Son aquellas personas que son un poco maquiavélicas, que persiguen sus objetivos sin importarles los medios, y que tienen una puntuación alta en psicopatía (entendida como que no le importa la otra persona). Son egoístas, hacen lo que quieren y se autorizan a realizar cualquier cosa. No se sienten mal cuando abusan o manipulan a otras. Son personas triunfadoras que abusan olímpicamente y encima se autojustifican la mentira.

Algunas personas pueden pensar que les resultará más fácil conseguir determinados fines si mienten, pero ese es un camino erróneo, que tarde o temprano se volverá en su contra. Porque cuando se descubre la mentira, la primera consecuencia directa es el deterioro de la credibilidad y de la confianza. Todos sabemos que la mentira daña o deteriora las relaciones.

Los mentirosos abusan de la buena educación que por lo general tienen las personas, y suelen elegir bien a sus víctimas. Los manipuladores, los agresivos… no buscan a alguien como ellos. Escogen a una persona sensible, empática, afectiva, generosa… a la presa fácil, en definitiva.

Existe una dificultad intrínseca para detectar señales eficaces de mentira. La gente no suele descubrir al que miente, porque no está preparada para ello, pero en esta sociedad en la que vivimos, o entrenamos para detectar la mentira, o esta inundará nuestras vidas.

Al mentiroso se le suele pillar por una contradicción entre lo que ha dicho y los hechos posteriores. ¿Pero qué ocurre aquí? Que incluso cuando lo descubrimos, nos suele resultar violento señalarlo, a pesar de estar viendo al otro crecido y tan campante. La cuestión es que cuando alguien miente debe tener consecuencias para no volver a hacerlo.

Las mentiras que nos hacemos a nosotros mismos son las que mas duelen. Nos decimos: «parece mentira lo que me han hecho»… Responsabilizar a los demás de lo que nos pasa es también mentirnos a nosotros mismos, aunque es verdad que muchas personas no son conscientes de esto. Le siguen muy de cerca las que hacemos a los que más queremos: A nuestros hijos, a nuestra pareja… Cuando una persona ha conquistado tu intimidad, es tan sencillo mentirle… Son muchas las manipulaciones que se hacen en el ámbito de la pareja.

Mentimos para caer bien, para impresionar, por inseguridad, por humanidad, por ayudar a alguien, para alcanzar objetivos… Lo cierto es que la mayoría de la gente lo hace para manipular… De hecho, desde la psicología sabemos que las mentiras son culpables de gran parte de nuestro sufrimiento. La mentira es tan habitual que mentimos en una de cada cuatro interacciones sociales.

Hay pocas mentiras imprescindibles. Es mejor no manifestar o expresar lo que sientes antes que mentir para no herir a la otra persona. No es lo mismo que un amigo sea infiel a una amiga y no lo digas, a que cuando te pregunten por esta infidelidad, mientas.

Hay mentiras que pueden justificarse (las llamadas “mentiras piadosas”), incluso que son necesarias si con ellas, lejos de provocar un daño, evitamos un dolor estéril y un sufrimiento inútil y prolongado. En las mentiras «altruistas» decimos que el emisor intenta «ayudar, favorecer o proteger los intereses de otras personas, o evitar alguna situación desagradable para los demás».

Cuando la gente está en situación límite por una enfermedad, debes dar esperanza: «ya verás como puedes estar un poquito mejor», «disfruta de cada día», «intenta vivirlo con ánimo»…. En este caso, decir la verdad puede ser una crueldad. No se puede decir aquello que no se puede asimilar.

A los niños, hay cosas que se les dan fatal, porque les puedes crear una inseguridad muy grande y repercutir en su vida presente y futura. En estas situaciones decir la verdad de nuevo es una crueldad. Lo recomendable sería poner el foco en lo que se les da bien.

Muy pocas son las “mentiras buenas”. Muchas veces es mejor callarse, no expresar tus sentimientos. ¿Para qué, si con ello solo se logra un nivel de agresividad y crispación tremenda? ¿Qué se adelanta con eso?

Fuente: ABC.es

Título del sitio

"El amor no tiene barreras. Salta obstáculos y vallas y traviesa muros para llegar a su destino lleno de esperanza.", Maya Angelou

Hormigalada - Hormigandante

Alimentando mi curiosidad en la web con un cóctel de imágenes, sonidos, músicas, libros, teorías y anécdotas.

Soporte tecnico

"La vida es como ir en bici: para no caerte, debes seguir avanzando", Albert Einstein

Javier de María

Bienvenid@ a mi blog

joseluisgarcesm

Crecimiento Personal y Espiritual

Propósitosalud

Blog para ganar Salud a traves del movimiento, el metodo Pilates, la Fitoterapia, Terapias energéticas y mucho más..

Cocinando tentaciones

Rebeca y Veronica

ibizaphotographers

Wedding photos Ibiza/ Fotos de bodas Ibiza

Reflexología Podal y mas...

bienvenido a mi fascinante mundo...

Parque Ecológico Quinta de los Molinos

Jardín Botánico-Histórico de La Habana

¿Por que no luchas?

Piensa por ti mismo

efpaz

Quizás sea de otro planeta

feelharmonystudio

Smile! You’re at the best WordPress.com site ever

I Am of the Stars

Awakening with Planet Earth

ARTE TERAPIA

Actividades terapéuticas a través del arte.

BeSound - Naad Yoga

Respirant, cantant, sentint ...

Mi Rincón Personal Reforzado

Este es un rincón donde plasmo mis vivencias, gustos y cosas que solo salen de mi cabeza (Sean verdaderas o no)

vidasaludcomblog

salud y bienestar

psicocristinaferrer

Blog de psicologia y mediación. Barcelona

Martín Olivera

Artista visual y profesor mexicano.

Argila Kinesiologia

[ Kinesiologia de l'Ésser ]

tallerparaelalma

Herramientas para conectarte con tu verdadero SER

@hanasam

Blog. HANASAM Arte y Museo

La Brújula

"Lo esencial es invisible para los ojos"

Ganolife Peru

La verdad revelada de Ganolife Peru

Infinita Luz Dorada

Espiritualidad y Consciencia, aquí y ahora.

Mi sitio oficial

¡El mejor sitio WordPress.com del mundo!

DESCUBRA: Contenido de bienestar ademas tengo para ti 30 minutos de asesoria totalmente Gratis

ALFONSO DELGADO: ENVIA UN SALUDO CORDIAL DESDE CALI COLOMBIA, AGRADECIENDO TU VISITA CONFIANZA E INTERES EN MI OFICINA WEB, BENDICIONES

mcolocho's Blog

A fine WordPress.com site

Escuela de Mercadeo en Red

Aprende a optimizar Tu tiempo, para Tu independencia financiera

isabelsalinas

A great WordPress.com site

indeprofundis

A great WordPress.com site

Eluanel's Blog

Just another WordPress.com site