Archive for the ‘Politica’ Category

Somos adultos, pero nuestro cerebro no tanto

brainLeah H. Somerville, una neuróloga de la Universidad de Harvard, se encuentra a menudo frente a una audiencia de jueces. Ellos vienen a escucharla hablar sobre cómo se desarrolla el cerebro.

Es un tema del cual dependen muchas cuestiones legales. ¿Qué edad tiene alguien para ser condenado a muerte? ¿Cuándo debe alguien llegar a votar? ¿Puede un joven de 18 años dar su consentimiento informado?

Científicos como la Dra. Somerville han aprendido mucho en los últimos años. Pero el cuadro complejo que emerge de esto, carece de las líneas brillantes que los políticos quisieran.

“A menudo, la primera pregunta que recibo al final de una presentación es, OK., todo está muy bonito, pero ¿cuando está terminado el cerebro? ¿Cuándo se desarrolla? “, Dijo Somerville. Y les doy una respuesta muy insatisfactoria.

La Doctora Somerville expuso el enigma en detalle en un comentario publicado el miércoles en la revista Neuron.

El cerebro humano alcanza su volumen adulto a los 10 años, pero las neuronas que lo componen siguen cambiando durante años. Las conexiones entre las neuronas vecinas al ser podadas de nuevo, emergen como nuevos vínculos entre las áreas más ampliamente separadas del cerebro.

Eventualmente, esta reorganización se ralentiza, una señal de que el cerebro está madurando. Pero sucede a diferentes ritmos en diferentes partes del cerebro.

La poda en el lóbulo occipital, en la parte posterior del cerebro, disminuye a los 20 años. En el lóbulo frontal, en la parte frontal del cerebro, nuevos vínculos se siguen formando a los 30 años, si no más allá. Esto “Desafía la noción de lo que ‘hecho’ realmente significa”, dijo Somerville.

A medida que la anatomía del cerebro cambia, su actividad también cambia. En el cerebro de un niño, las regiones vecinas tienden a trabajar juntas. En la edad adulta, las regiones distantes comienzan a actuar en concierto. Los neurocientíficos han especulado que esta armonía a larga distancia permite al cerebro adulto trabajar más eficientemente y procesar más información.

Pero el desarrollo de estas redes sigue siendo misterioso, y aún no está claro cómo influyen en el comportamiento humano. Los investigadores han encontrado que algunos niños tienen redes neurales que parecen como si pertenecen a un adulto. Pero todavía son sólo niños.

La investigación de la Dra. Somerville se enfoca en cómo los cambios en el cerebro maduro afectan la manera de cómo la gente piensa.

Los adolescentes hacen tan bien como los adultos en las pruebas de cognición, por ejemplo. Pero si están sintiendo fuertes emociones, esas puntuaciones pueden desplomarse. El problema parece ser que los adolescentes todavía no han desarrollado un sistema cerebral fuerte que pueda mentener las emociones bajo control.

Ese sistema puede tomar un tiempo sorprendentemente largo para madurar, según un estudio publicado este año en Ciencias Psicológicas.

Los autores pidieron a un grupo de jóvenes de  18 a 21 años de edadpermanecer en un escáner FMRI (escáner de Imagenes por Resonancia Magnética, por sus siglas en ingles) y mirar a un monitor. Se les indicó que presionaran un botón cada vez que les mostraran caras con cierta expresión, felices en algunas pruebas, asustadas o neutrales en otras.

Y en algunos casos, los participantes sabían que podrían oír un ruido fuerte y retumbante al final del ensayo.

En los ensayos sin el ruido, los sujetos lo hicieron tan bien como una persona promedio de 20 años. Pero cuando esperaban el ruido, lo hicieron peor en esta prueba.

Las exploraciones cerebrales revelaron que las regiones del cerebro en las que se procesa la emoción eran inusualmente activas, mientras que las áreas dedicadas a mantener esas emociones bajo control, eran débiles.

“Los jóvenes parecían adolescentes”, dijo Laurence Steinberg, psicóloga de la Universidad de Temple y autora del estudio.

La Dra. Steinberg estuvo de acuerdo con Dra. Somerville en que la maduración del cerebro estaba demostrando ser un proceso largo y complicado, sin puntos específicos obvios. Sin embargo, piensa que los estudios recientes contienen algunas lecciones importantes para los formuladores de políticas.

Ha propuesto, por ejemplo, que la edad para votar se reduzca a 16. “Los jóvenes de dieciséis años son igual de buenos en razonamiento lógico que los ancianos”, dijo Steinberg.

Los tribunales, también pueden tener en cuenta la poderosa influencia de las emociones, incluso en las personas que promedian los 20 años.

“La mayoría de las situaciones delictivas en las que los jóvenes están involucrados son situaciones emocionalmente exitantes – están asustados, o están enojados, intoxicados o lo que sea”, dijo Dra. Steinberg.

La Dra. Somerville, por otro lado, dijo que estaba reacia a ofrecer sugerencias de políticas específicas basadas en su investigación sobre el cerebro. “Todavía estoy en la etapa de aprendizaje, por lo que dudaría en llamar a cualquier cosa en particular”, dijo.

Pero ella cree que es importante para los científicos obtener una imagen más completa de cómo el cerebro madura. Los investigadores necesitan hacer estudios a gran escala para rastrear su desarrollo de un año a otro, dijo, hasta bien entrados los 20 años o más.

No basta con comparar a las personas con categorías sencillas, como por ejemplo etiquetar a las personas menores de 18 años como niños ya las personas mayores como adultos. “Nada mágico ocurre a esa edad”, dijo la Dra. Somerville.

Fuente: nytimes.com

La verdad de la mentira

la-verdad-de-la-mentiraEste es el libro que más le ha costado escribir a la psicóloga María Jesús Álava Reyes. Esta experta se inclinó por escribir sobre este tema al verlo continuamente tanto en consulta.

«Vivimos en una sociedad donde la mentira tiene cada vez más fuerza. Está en auge porque no hay consecuencia para los que mienten. Somos tremendamente tolerantes con ellos y esto hace que los mentirosos vayan avanzando y ganando más espacio en un mundo en el que se premia triunfar por medio de trampas», advierte.

El perfil de ese mentiroso casi patológico pero a la vez, exitoso.

Lo que nosotros llamamos la triada oscura. Es el narcisista, el egoísta, agresivo… Son aquellas personas que son un poco maquiavélicas, que persiguen sus objetivos sin importarles los medios, y que tienen una puntuación alta en psicopatía (entendida como que no le importa la otra persona). Son egoístas, hacen lo que quieren y se autorizan a realizar cualquier cosa. No se sienten mal cuando abusan o manipulan a otras. Son personas triunfadoras que abusan olímpicamente y encima se autojustifican la mentira.

Algunas personas pueden pensar que les resultará más fácil conseguir determinados fines si mienten, pero ese es un camino erróneo, que tarde o temprano se volverá en su contra. Porque cuando se descubre la mentira, la primera consecuencia directa es el deterioro de la credibilidad y de la confianza. Todos sabemos que la mentira daña o deteriora las relaciones.

Los mentirosos abusan de la buena educación que por lo general tienen las personas, y suelen elegir bien a sus víctimas. Los manipuladores, los agresivos… no buscan a alguien como ellos. Escogen a una persona sensible, empática, afectiva, generosa… a la presa fácil, en definitiva.

Existe una dificultad intrínseca para detectar señales eficaces de mentira. La gente no suele descubrir al que miente, porque no está preparada para ello, pero en esta sociedad en la que vivimos, o entrenamos para detectar la mentira, o esta inundará nuestras vidas.

Al mentiroso se le suele pillar por una contradicción entre lo que ha dicho y los hechos posteriores. ¿Pero qué ocurre aquí? Que incluso cuando lo descubrimos, nos suele resultar violento señalarlo, a pesar de estar viendo al otro crecido y tan campante. La cuestión es que cuando alguien miente debe tener consecuencias para no volver a hacerlo.

Las mentiras que nos hacemos a nosotros mismos son las que mas duelen. Nos decimos: «parece mentira lo que me han hecho»… Responsabilizar a los demás de lo que nos pasa es también mentirnos a nosotros mismos, aunque es verdad que muchas personas no son conscientes de esto. Le siguen muy de cerca las que hacemos a los que más queremos: A nuestros hijos, a nuestra pareja… Cuando una persona ha conquistado tu intimidad, es tan sencillo mentirle… Son muchas las manipulaciones que se hacen en el ámbito de la pareja.

Mentimos para caer bien, para impresionar, por inseguridad, por humanidad, por ayudar a alguien, para alcanzar objetivos… Lo cierto es que la mayoría de la gente lo hace para manipular… De hecho, desde la psicología sabemos que las mentiras son culpables de gran parte de nuestro sufrimiento. La mentira es tan habitual que mentimos en una de cada cuatro interacciones sociales.

Hay pocas mentiras imprescindibles. Es mejor no manifestar o expresar lo que sientes antes que mentir para no herir a la otra persona. No es lo mismo que un amigo sea infiel a una amiga y no lo digas, a que cuando te pregunten por esta infidelidad, mientas.

Hay mentiras que pueden justificarse (las llamadas “mentiras piadosas”), incluso que son necesarias si con ellas, lejos de provocar un daño, evitamos un dolor estéril y un sufrimiento inútil y prolongado. En las mentiras «altruistas» decimos que el emisor intenta «ayudar, favorecer o proteger los intereses de otras personas, o evitar alguna situación desagradable para los demás».

Cuando la gente está en situación límite por una enfermedad, debes dar esperanza: «ya verás como puedes estar un poquito mejor», «disfruta de cada día», «intenta vivirlo con ánimo»…. En este caso, decir la verdad puede ser una crueldad. No se puede decir aquello que no se puede asimilar.

A los niños, hay cosas que se les dan fatal, porque les puedes crear una inseguridad muy grande y repercutir en su vida presente y futura. En estas situaciones decir la verdad de nuevo es una crueldad. Lo recomendable sería poner el foco en lo que se les da bien.

Muy pocas son las “mentiras buenas”. Muchas veces es mejor callarse, no expresar tus sentimientos. ¿Para qué, si con ello solo se logra un nivel de agresividad y crispación tremenda? ¿Qué se adelanta con eso?

Fuente: ABC.es

Trump no ganará, pero Hillary no es una Hermana de la Caridad-José Mujica

jose-mujicaJosé Mujica, ex presidente de Uruguay, presentó su libro “Una oveja negra al poder” en la Biblioteca Vasconcelos de la Ciudad de México el 15 de octubre/2016, en una conferencia en donde habló, entre otros temas, de los candidatos a la presidencia de Estados Unidos.

Donald Trump no ganará la presidencia de Estados Unidos, aseguró Mujica, quien, sin embargo, advirtió que Hillary Clinton no es una “hermana de la caridad”, razón por la que América Latina debe construir su propia prosperidad, sin esperar a que se la regale.

“Lo que más me impresiona es la cantidad de gente que sigue a Trump, lo que habla de una gran disconformidad dentro de Estados Unidos, un factor realmente peligroso. Hagamos votos para que no gane Trump, pero eso no quiere decir que Clinton sea una carmelita descalza”.

El ex presidente uruguayo explicó durante la presentación que “la sensación de disconformidad crea condiciones para explicaciones sencillas, equivocadas pero sencillas”.

Las explicaciones en la campaña republicana es que “la culpa la tienen los mexicanos, como en Europa la culpa la tienen los migrantes, y que eso hace peligrar el trabajo para los nativos, baja el salario, etcétera.

Esa película la vimos en 1930 en el mundo y fue lo que condujo desgraciadamente a la historia de Alemania, eso es lo que veo más peligroso en este momento. Trump no va a ganar, pero la enfermedad está y eso es lo más grave”, lamentó José Mujica en el auditorio de la Biblioteca Vasconcelos.

“Hay que aprender a no echarle la culpa a los otros de nuestros propios errores, asumirlos y tratar que las nuevas generaciones después de nosotros no comentan los mismos errores, si acaso que cometan los de su tiempo”, expuso el ex mandatario.

“El imperialismo no va a cambiar, va a seguir siendo imperialismo, los que debemos cambiar somos nosotros. No debemos esperar a que nos regalen la prosperidad, el problema es nuestro”, afirmó Mujica ante el público mexicano.

Fuente: Emeequis

El magnate Trump, aunque según parece es un exitoso empresario, es un pésimo vendedor. No ha sido capaz de controlar su temperamento y presentar (vender) sus famosas tesis a todos los Norteamericanos, no solo a sus adeptos, ya que estos no necesitaban que les vendiera nada, de todas maneras ya le habian andosado su voto.

El muro del que él tanto ha hablado en su campaña, en realidad nunca ha sido un proyecto realizable, desde cualquier punto de vista, económico, político, social, etc, esto porque Mexico seguirá estando en el mismo lugar, vecino de Estados Unidos con o sin Trump. Uno no elimina a su vecino con solo levantar un gran muro. Si muros quería hacer, siendo presidente pudo haber hecho otros tipos de muros mucho mas peligrosos que el muro físico y esto sin decir nada en campaña.

Deportar a todos los inmigrantes que no tienen documentos de residencia legal en Estados Unidos, tampoco ha sido otro proyecto realizable porque esto llevaría casi a la quiebra las finanzas de este pais, tanto por los costos que implica deportar todos estos millones de gente a sus diferentes paises, como por los costos por la perdida de mano de obra que ellos representan a este pais, ademas de la perdida de ingresos por los impuestos que estos de todas maneras ya pagan.

El enemigo mas grande que Trump ha tenido en su campaña, ha sido su propio temperamento, donde su EGO es mas grande que todo el planeta tierra.

Por otro lado La señora Hillary ha sido una vendedora muy habilidosa ya que ha logrado vender su perfil a los Norteamericanos que no son afines a Trump, que al parecer son muchos mas. Ella solo utilizó esta matemática. En su mayor parte, su habilidad (que no es solo suya, sino también de su equipo de asesores) fué plantear un perfil opuesto y debido a la antipatía de los detractores del Sr Trump, simplemente los recogió a todos.

“Del dicho al hecho hay mucho trecho” me decía mi abuelito. Como una buena profesional en “política moderna”, de lo que ha prometido a las diferentes fuerzas de la nación (entre ellas los Latinos) y lo que realmente hará, hay una gran distancia que ni sus propios asesores o el actual presidente (de su mismo partido) se atreverían a determinar. Quien si tiene idea lo que ella pode hacer es el Sr. Putín de Rusia que por razones que él conoce, le teme verdaderamente a esta señora.

La mejor habilidad de esta señora ha sido, acoger a todos los sectores opuestos a su detractor. Como vendedora le doy un 10.

Muchos, como el Sr. Mujica de Uruguay, no estamos a favor de los planteamientos del candidato Trump, pero tampoco con los de la señora Hillary que entre otras cosas no oculta su posición a favor de movimientos en pro del aborto, posición que para cualquiera de las denominaciones cristianas del pais es totalmente incompatible.

¡Que Dios nos ilumine a la hora de elegir a nuestros gobernantes!

Camilo Acosta

Ghandi, Luther King, Mandela: Hacer el bien sin ver a quien

A lo largo de la historia de la Humanidad, hemos conocido personas que como Gandhi, Luther King y Nelson Mandela que lucharon por conseguir una vida mejor y más feliz para todos. Debemos ser agradecidos.

Fueron seres humanos únicos e irrepetibles. Practicantes en cuerpo y alma del amor al prójimo y del buen hacer, cumpliendo lo de “hacer bien, sin mirar a quien”.

Idealistas puros, de los que exponen su vida por la causa, yendo por todas y dejándose la piel por defenderla. La vida les pasó factura y ellos la pagaron con enorme sacrificio personal.

gandhiMohandas Karamchand Gandhi No gobernó ningún país ni fue un gran científico, y sin embargo, este hombre menudo y modesto consiguió lo que nadie había conseguido antes, conducir a todo un país hacia la libertad y ser la esperanza de todo un pueblo. Su victoria cambió el mundo para siempre.

Nació el 2 de octubre de 1869. Viajó a Inglaterra para estudiar Derecho y dedicó muchos años a defender los derechos de la “gente de color” en la Sudáfrica racista, donde pasó mucho tiempo encarcelado, estándo en varias ocasiones por sus protestas pacifistas por una India mejor, luego para algunos, se convirtió en un HÉROE NACIONAL.

Tras el fin de la Primera Guerra Mundial en 1918, regresó a la India y durante las tres décadas siguientes se dedicó sacrificadamente a la lucha por la independencia nacional. Un fanático le asesinó el 30 de enero de 1948.

Gandhi fué un activista que dinamizó al pueblo hindú, conocía los vicios y las virtudes de sus hermanos y hermanas, y movilizó a millones para librarlos del yugo extranjero.

Utilizó la resistencia no violenta con sus cuatro principios básicos: respeto, entendimiento, aceptación y apreciación. Esta no-violencia era no sólo con los animales y los seres humanos, sino incluso con las plantas, microbios, agua, fuego y con el viento.

Sus enseñanzas son muy importantes para el siglo XXI porque plantea el abandono de la codicia materialista, del egoísmo y de todos los atributos negativos que deforman al hombre moderno, en favor de atributos positivos como el amor, la compasión, la comprensión y el respeto.

Vivió en una pobreza sin paliativos, jamás concedió prebendas a sus familiares, y rechazó siempre el poder político, antes y después de la liberación de la India. Este rechazo convirtió al líder mundial de la no-violencia y la fidelidad a los dictados de la conciencia, en un caso único entre los revolucionarios de todos los tiempos.

A partir de 1904 la actividad de Gandhi sufrió un cambio notable: después de leer la crítica del capitalismo contenida en “Unto The Last”, de John Ruskin, modificó su estilo de vida y pasó a llevar una sencilla existencia comunitaria en las afueras de Johannesburgo donde fundó una comuna llamada Tolstói, allí estaban prohibidas las vestimentas extranjeras, las comidas con especias y la propiedad privada. Sus miembros se dedicaban únicamente a dos trabajos materiales: la agricultura, para obtener el sustento, y el tejido a mano, para procurarse el abrigo.

El Gobierno británico mantuvo encarcelado a Gandhi y su esposa durante siete años, ella murió en la cárcel mientras él realizaba 21 días de ayuno.

Las maniobras de los políticos le decepcionaban, por lo que se distanció del Congreso dedicándose a visitar pueblos lejanos, insistiendo en la educación popular, la prohibición del alcohol y la liberación espiritual del hombre. Una voz interior le decía que siguiese combatiendo contra el mundo entero, aunque se encontrase solo, que no temiese a este mundo sino que avanzase llevando en él nada más que el temor a Dios.

Desde 1918 figuro al frente del movimiento nacionalista indio. Instauró nuevos métodos de lucha como las huelgas (era tan flaco por las huelgas de hambre), y sus programas rechazaba la lucha armada (era pacifista) y predicaba la no violencia como medio para resistir al dominio británico. Pregonaba la total fidelidad a los dictados de la conciencia, llegando incluso a la desobediencia civil si fuese necesario; además, luchó por el retorno a las viejas tradiciones indias. Fue aliado de León Tolstoi, que también apoyaba la `”No Violencia”.

Gandhi trató de reformar la sociedad india, integrando a las clases mas bajas, como los esclavos. Desaprobó los conflictos religiosos que siguieron a la independencia de la India, defendiendo a los musulmanes en territorio hindú, murió asesinado en Nueva Delhi, el 30 de enero de 1948 a la edad de 78 años, por Nathuram Godse, un fanático integrista hindú, que no compartía sus métodos de protesta pacífica, porque no auspiciaba la guerra de las religiones ni la guerra de las civilizaciones. Sus cenizas fueron arrojadas al río Ganges.

Frases de Ghandi:
►Una de las frases favoritas de Gandhi era: “El ojo por ojo termina haciendo que el mundo entero se quede ciego”.
►”Casi todo lo que realice será insignificante, pero es muy importante que lo haga”.
►”Dicen que soy héroe, yo débil, tímido, casi insignificante, si siendo como soy, hice lo que hice, imagínense lo que pueden hacer todos ustedes juntos”.

martin-luther-kingMartin Luther King a mediados del siglo pasado, lideró desde muy joven, la lucha contra el racismo en Estados Unidos. Todo comenzó con una protesta contra la compañía de transportes públicos de Montgomery por su actitud contra los negros. Su vivienda fue incendiada y sufrió varias detenciones, murió asesinado en Menphis en 1968 debido a sus ideales, igual que Gandhi. Cuando realizaba sus estudios de post grado en la Universidad de Boston, le influyó mucho el principio filosófico de “la no violencia” de Gandhi o la resistencia por la fuerza, (desobediencia civil usada satisfactoriamente en India por Gandhi)

Gandhi murió cuándo Martín Luther King tenía solamente dieciocho años, ellos nunca se reunieron pero Martín Luther King fue a la India a aprender más de Gandhi. El merito de ambos es que demostraron al mundo que se pueden realizar revoluciones pacificas para levantarse contra la tiranía o las injusticias.

Ocho sacerdotes blancos de Alabama, que admitían la existencia de injusticias sociales, le dijeron que la batalla contra la segregación racial debía de tener lugar en los tribunales en lugar de en la calle, a lo que King respondió que “sin acciones directas y fuertes como las que él lideraba, los derechos civiles no se conseguirían nunca” y que “esperar significa casi siempre, nunca”, afirmaba que “la desobediencia civil estaba justificada frente a una ley injusta y cada uno tiene la responsabilidad moral de desobedecer las leyes injustas”. También afirmaba que el fin no podía justificar los medios. Utilizando la violencia, podéis matar al mentiroso, pero no podréis matar la mentira De hecho, la violencia hace simplemente crecer el odio y el odio no puede esconder al odio, solo puede hacerlo el amor.

Martin Luther King subrayó que la no violencia no era solamente un método justo, sino también un principio que debía ser aplicado a todos los seres humanos. Logro que se iniciara la declaración de los derechos civiles para los afro-americanos y otras minorías. El deseaba que sus cuatro hijos vivieran un día en una nación donde no fueran juzgados por el color de su piel sino por el contenido de su persona

Ambos eran grandes defensores de los derechos humanos y civiles de todos por igual. Lucharon por la igualdad de condiciones y pedían cambiar la mentalidad para eliminar la inhumana división de castas y el racismo. Pedían que se reconociera la dignidad de los más humildes y desposeídos. Ambos buscaban la paz sin violencia. Esta actitud le hizo merecedor del Premio Nobel de la Paz en 1964

King también se puso en guardia frente al estilo de vida americano, al consumismo y el materialismo que podían desviar al hombre de la causa del bien y la espiritualidad. ¿Cuál es el beneficio para el hombre de llenar el mundo entero de medios: aviones, televisores, ordenadores… y perder el fin, el alma? Debemos de pasar de una sociedad “orientada hacia las cosas” a una sociedad “orientada hacia la persona y los valores”, cuando los beneficios y los derechos de propiedad son mas importantes que los individuos, el racismo, el materialismo y el militarismo es imposible de vencer.

Frases de Martin Luther King:
►”Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos”.
►”Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir”.
►”Nada se olvida más despacio que una ofensa; y nada más rápido que un favor”.
►En 1967 dijo “Ahora estoy convencido de que el método más sencillo resultará ser el más efectivo, la solución a la pobreza es abolirla directamente por una medida ampliamente discutida: los ingresos garantizados”.
►”Lo preocupante no es la perversidad de los malvados sino la indiferencia de los buenos.”
►”No importa cuánto se viva sino cómo se vive, si se vive bien y se muere joven, se puede haber contribuido más que una persona hasta los ochenta años preocupada sólo de sí misma.”
►”Da el primer paso con fe. No tienes por que ver toda la escalera. Basta con que subas el primer peldaño.”
►”De mi formación cristiana he obtenido mis ideales y de Gandhi la técnica de la acción.”
►”Llega la hora en que el silencio es traición. Ha llegado la hora en que incluso cuando presionados por las demandas de verdad interior, los hombres no asumen la tarea de oponerse la política de su gobierno, sobre todo en tiempos de guerra. Sabía que no podría volver a alzar mi voz de nuevo por los oprimidos en los guettos si no hablaba primero del mayor generador de violencia en el mundo hoy: mi propio gobierno.”
►”Si ayudo a una sola persona a tener esperanza, no habré vivido en vano.”
►”Si el hombre no ha descubierto nada por lo que morir, no es digno de vivir.”
►”Siempre es el momento apropiado para hacer lo que es correcto.”

nelsonmandelaNelson Mandela. Un político que se convirtió en un símbolo de la lucha contra el apartheid dentro y fuera de su país, Sudáfrica. Es una figura legendaria que representaba la falta de libertad de todos los hombres negros sudafricanos.

Nelson Mandela (nacido en 1918). Renunció a su derecho hereditario de ser jefe de una tribu xosa y se hizo abogado en 1942. En 1944 ingresó en el Congreso Nacional Africano (ANC), un movimiento de lucha contra la opresión de los negros sudafricanos. Bajo la inspiración de Gandhi, el ANC propugnaba métodos de lucha no violentos: la Liga de la Juventud (presidida por Mandela en 1951-52) organizó campañas de desobediencia civil contra las leyes segregacionistas.

Promovió la aprobación de una Carta de la Libertad, en la que se plasmaba la aspiración de un Estado multirracial, igualitario y democrático, una reforma agraria y una política de justicia social en el reparto de la riqueza.

En 1961 Mandela fue elegido secretario honorario del Congreso de Acción Nacional de Toda África, un nuevo movimiento clandestino que adoptó el sabotaje como medio de lucha contra el régimen de la recién proclamada República Sudafricana; y se encargó de dirigir el brazo armado del ANC (la Lanza de la Nación). Los líderes del ANC se convencieron de la imposibilidad de seguir luchando por métodos no violentos, que no debilitaban al régimen y que provocaban una represión igualmente sangrienta. Su estrategia se centró en atacar instalaciones de importancia económica o de valor simbólico, excluyendo atentar contra vidas humanas.

En 1962 viajó por diversos países africanos recaudando fondos, recibiendo instrucción militar y haciendo propaganda de la causa sudafricana. A su regreso fue detenido y condenado a cinco años de cárcel. Un juicio posterior contra los dirigentes de la Lanza de la Nación le condenó por sabotaje a cadena perpetua en 1964. Ese mismo año fue nombrado presidente del ANC.

Fue preso político durante 27 años en penosas condiciones. El gobierno de Sudáfrica rechazó todas las peticiones de que fuera puesto en libertad. Nelson Mandela se convirtió en un símbolo de la lucha contra el apartheid dentro y fuera del país, una figura legendaria que representaba la falta de libertad de todos los negros sudafricanos. Nelson creció su vida en la cárcel (encarcelado, pero libre), recluido del mundo por el racismo violento que teñía de sangre a la Sudáfrica Negra, discriminado por el color de su piel.

En 1984 el gobierno intentó acabar con tan incómodo mito, ofreciéndole la libertad si aceptaba establecerse en uno de los bantustanes a los que el régimen había concedido una ficción de independencia; Mandela rechazó el ofrecimiento.

Se hacía imposible, universalmente, mantenerle preso. Todas las negociaciones morían a sus pies: El decía: “Sólo un hombre libre puede negociar; la libertad de mi pueblo y la mía no pueden ser separadas.” “Todo el mundo gozará de Derechos Humanos iguales”, “El pueblo participará en las riquezas del país.” Las puertas del saber y la cultura serán abierta”

Tras su liberación en 1990, logró instaurar una democracia multirracial en el país y se convirtió en el principal interlocutor para negociar el proceso de democratización, obtuvo el Premio Nobel de la Paz en 1993

En 1994 ganó las elecciones y se convirtió en el primer presidente de raza negra de la República de Sudáfrica, (gobernó hasta 1999) desde ese cargo puso en marcha una política de reconciliación nacional, manteniendo a De Klerk como vicepresidente, y tratando de atraer hacia la participación democrática al díscolo partido Inkhata de mayoría zulú.

Frases de Nelson Mandela
►”Después de escalar una gran colina, uno se encuentra sólo con que hay muchas más colinas que escalar”.
►”La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”.
Aprendí que el coraje no era la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El valiente no es quien no siente miedo, sino aquel que conquista ese miedo”.
►”Si quieres hacer las paces con tu enemigo, tienes que trabajar con tu enemigo. Entonces él se vuelve tu compañero”.
►”Nunca, nunca y nunca otra vez, debería ocurrir que esta tierra hermosa experimente la opresión de una persona por otra”.
►”No puede haber una revelación más intensa del alma de una sociedad que la forma en la que trata a sus niños”.

Gandhi, Luther King y Mandela han representado movimientos históricos que despertaron sentimientos dormidos tales como: la solidaridad, y la tolerancia. Lo que jamás los volvió pusilánimes, puesto que de su rectitud, su razón de ser y su temple, nunca nadie dudo. Todos ellos defendían: LA LIBERTAD, LA PAZ, LA ARMONÍA, LOS DERECHOS DE LAS MINORIAS Y LA IGUALDAD SOCIAL” lo mismo que defendió Jesús (la igualdad y la hermandad entre todos los hombres).

Cada uno de ellos se posicionó en lo que su conciencia les decía que era justo. Jesús también colisionó con el clero judío por sus ideas de amor al prójimo y a los enemigos, piedad hacia los pecadores y sobre todo el respeto a las personas por encima de su condición. Desde el primer momento tomó partido por el pueblo y los marginados con una humanidad que irritaba a otros que decían que era un agitador.

Luther King situó a la Biblia en el corazón de su mensaje, considerando que la humanidad había estado desde hacía mucho tiempo “en la montaña de la violencia” y que debía ir hacia “la tierra prometida de justicia y de fraternidad”. Para él, este objetivo era una misión divina en tanto que “no debía satisfacerse nunca con objetivos inacabados, sino que había que mantener siempre una especie de descontento divino”.

Esta voluntad divina y este mensaje de amor transmitido por el Evangelio implicaba, según él, una voluntad inquebrantable frente a la adversidad, “un espíritu duro y un corazón tierno”, como enseñó directamente Jesús a sus discípulos:

Jesús reconoció la necesidad de confundir a los contrarios. Sabía que sus discípulos deberían enfrentarse a un mundo difícil y hostil, donde habrían de enfrentarse a los políticos recalcitrantes y a la intransigencia de los protectores del antiguo orden. Y les dió una fórmula de acción, “sean tan sabios como las serpientes y tan inofensivos como las palomas”.

El amor para Luther King no es solamente un fin, sino también un medio de llegar a la paz y la justicia mundiales; esta llamada para que una comunidad mundial lleve los problemas de vecindad más allá del ámbito de la raza, la clase y de la nación, es en realidad una llamada al amor universal e incondicional de la humanidad entera. Esto es una necesidad absoluta para la supervivencia del ser humano.

Fue en Londres donde Gandhi entró en contacto con las enseñanzas de Cristo, y durante un tiempo se sintió tan atraído por la ética cristiana que dudó entre ésta y el hinduismo. Por eso intentó sintetizar los preceptos del budismo, el cristianismo, el islamismo y su religión natal, a través de lo que señaló como el principio unificador de todos ellos: la idea de renunciación.

Tal como lo había predicho a su nieta, murió como un verdadero Mahatma, con la palabra Rama (‘Dios’) en sus labios. Fue un defensor de la igualdad y la justicia. Luchó con gran ímpetu tanto para lograr la independencia de la India como para acabar con las desigualdades que padecía la sociedad de su país y abogó por el perfeccionamiento espiritual del hombre.

Fuente: Forogasparglaviana.es

Medicamentos que matan y crimen organizado

peter-gotzsche-aDrugs that kill and organized crime
Carles Llor
Atencion Primaria, 2014-04-01, Volúmen 46, Número 4, Pages 176-178, Copyright © 2013 Elsevier España, S.L.

 El título de este editorial hace referencia al último libro escrito por el danés Peter C. Gøtzsche, uno de los libros más impactantes publicados sobre cómo corrompen las compañías farmacéuticas a médicos, academias, sociedades científicas, organizaciones de pacientes, políticos, gobiernos, periodistas y agencias de medicamentos 1 .

En los últimos años se han publicado muchos libros sobre esta materia, pero quizás si tuviera que elegir alguno, me quedaría con este último, ya que es el más actual, no es largo, está muy bien referenciado, destinado principalmente a profesionales sanitarios y también comenta aspectos que ya se han tratado en libros anteriores 2345 .

Además, Gøtzsche conoce muy bien las compañías farmacéuticas desde dentro, ya que pasó sus primeros años trabajando en la industria farmacéutica antes de convertirse en el director del Centro de la Biblioteca Cochrane en los países nórdicos, con sede en Copenhague.

Antes de seguir quiero dejar claro que la industria farmacéutica mundial ha producido algunas de las innovaciones más grandiosas de los últimos 50 años, salvando muchas vidas. Pero eso no la habilita para esconder datos, confundir a los médicos y dañar a los pacientes. El común denominador de todos estos libros es el mismo: los fármacos son testados por los mismos laboratorios que los manufacturan, en ensayos clínicos mal diseñados, sobre una pequeña muestra de pacientes poco representativos y unos análisis utilizando técnicas de análisis de datos poco válidas debido al diseño del estudio, de manera que se exageran los beneficios de los tratamientos.

De modo poco sorprendente, estos ensayos clínicos tienden a producir resultados que favorecen al fabricante. Y sabemos que los estudios patrocinados por la industria son más tendentes a producir resultados positivos que los patrocinados por entidades independientes 6 . Como comenta Goldacre en su Bad Pharma , cuando los ensayos arrojan resultados que no satisfacen a las compañías, estas están capacitadas para quitarlos del alcance de médicos y pacientes, de forma que solo tenemos una visión distorsionada de los verdaderos efectos de cualquier fármaco 2 .

Las compañías farmacéuticas compran profesionales, líderes de opinión clave, académicos, departamentos universitarios, agencias reguladoras de medicamentos, políticos, periodistas, organizaciones de pacientes, revistas, etc. Gøtzsche repite varias veces en su libro que el uso de fármacos representa la tercera causa de mortalidad después de las enfermedades del corazón y cáncer en los países occidentales y constituye uno de los motivos más frecuentes de consulta al médico de atención primaria 1 . El problema es que muy a menudo no consideramos tal posibilidad cuando un paciente acude por un episodio adverso provocado por un medicamento que está tomando.

Hay muchos ejemplos en estos libros de cómo los estudios financiados por las compañías farmacéuticas minimizan o esconden durante mucho tiempo efectos adversos, o no se analizan; además, pueden ocultar que sus bases de datos se hagan públicas (¿se acuerdan del caso oseltamivir?). Es curioso también cómo se venden las revistas científicas de primer nivel para conseguir publicar un artículo, porque esto les reporta muchos ingresos en forma de separatas que comprará luego la industria que lo financia. Tanto Marcia Angell como Richard Smith publicaron, cuando dejaron de ser directores de las revistas New England Journal of Medicine y BMJ , respectivamente, libros sobre la nefasta influencia del dinero de la industria farmacéutica en la ética de la profesión médica 34 .

Lo que resulta inadmisible, como dice Gøtzsche, es que sea más fácil publicar un artículo si lo financia la industria que si lo intentan publicar investigadores independientes 1 . La Food and Drug Administration es también fuertemente criticada porque normalmente tarda mucho tiempo para retirar del mercado fármacos con efectos adversos graves. Un mensaje que se repite mucho en estos libros es que cuando las compañías farmacéuticas admiten finalmente que han hecho algo malo, se defienden escudándose en que esto ocurrió en un momento en que las leyes no eran tan estrictas como lo son en la actualidad, pero lo harían otra vez si pudieran hacerlo, y tanto es así que las compañías farmacéuticas ven el pago de multas como un gasto más de la comercialización de un fármaco. Un aspecto que las compañías farmacéuticas nos quieren hacer creer es que los altos precios de los medicamentos nuevos se justifican por el alto coste de la investigación; ya Angell 3 desmontó esta coartada en 2004.

Por todo ello, es hora de una revolución, pero de una revolución de verdad. En primer lugar, hay que impulsar una aprobación racional de fármacos, y no tanto fármaco me too . Reducir el vademécum de una vez y dejar de aprobar medicamentos que no aportan nada. Aunque es obvio, hay que evitar la intromisión de la industria en estas comisiones 12 . En segundo lugar, hay que disponer de una atención primaria potente, puesto que solo el médico de familia puede ser capaz de detectar los efectos adversos de la medicación de un paciente, ya que solo él conoce todo lo que toma, los especialistas no.

En tercer lugar, hay que hacer cumplir que la formación externa sea institucional y nunca más con fondos procedentes de la industria. En Dinamarca, los médicos disponen de dinero (unos 5.000 euros cada 2 años) exclusivamente para actividades de formación y con esto se pagan congresos, cursos, libros, reuniones científicas, etc., y quien no se lo gasta lo pierde. Pues aquí se debería hacer igual. Como dice Laporte, a nadie con sentido común se le ocurriría que un paciente alcohólico tuviera que asistir a un curso de deshabituación financiado por Damm. En cuarto lugar, promover el chivatismo: quien detecte conductas antiéticas en la investigación, en la industria, etc., tiene que denunciar estas prácticas y no esconderlas.

En cuanto a las revistas científicas, si bien es cierto que se ha avanzado algo, obligando a escribir la financiación de los estudios y los conflictos de interés de los autores, además de que muchas veces no se cumple, es claramente insuficiente. Hay que ir más allá: las revistas importantes no deberían publicar nunca más artículos financiados por la industria farmacéutica. Solo deben publicar artículos llevados a cabo por investigadores independientes, financiados por organismos públicos, academias, universidades, gobierno, agencias, etc., ya que estos generalmente responden a preguntas que realmente importan a los pacientes; los financiados por la industria, apenas.

Si los ingresos de las impresiones son tan necesarios para la supervivencia económica de estas revistas, que creen revistas satélites solo para trabajos publicados por la industria. Así, un lector sabrá si puede o no confiar en lo que está leyendo. A la vez que existen ahora bases de datos con el registro de todos los ensayos clínicos que se están realizando, se debería obligar a todos ellos a subir todos los datos crudos online para que cualquier investigador pudiera consultar y efectuar sus cálculos. De esta forma, hay menos posibilidades de manipulación. Otra propuesta, y esta la tomo prestada de Gøtzsche, es poner etiquetas en los fármacos, como en las cajetillas de cigarrillos, advertencias del estilo «Este fármaco puede ser mortal y debe ser evitado si es posible».

Otro aspecto fundamental es revisar con profundidad las relaciones de los médicos con la industria farmacéutica. Este aspecto nos atañe a todos. Hay que definir claramente cuál debe ser el rol de un delegado farmacéutico, cómo deberían ser los congresos (¿acaso necesitamos cada año un congreso nacional, no sé cuántos autonómicos, de no sé cuántas sociedades científicas de atención primaria y a qué precios?), el rol de los expertos y quiénes deberían serlo, quién debe realizar las revisiones de las guías, etc.

Y luego, avanzar en el incipiente tema de la desmedicación, desmedicalización y desdiagnosticación. Aunque vaya en contra de la nueva clasificación de laDiagnostic and Statistical Manual of Mental Disorders (DSM) y de la nueva «Guía del tratamiento de la hipercolesterolemia en adultos» de Estados Unidos, donde se propone una nueva era en la prevención de la enfermedad cardiovascular con la reducción del riesgo, sin objetivar ya concentraciones de colesterol como meta, y todo basado en una revisión de la Cochrane Library donde, ojo, todos los ensayos clínicos estaban financiados por la industria farmacéutica 7 .

Y curiosamente, el número de efectos adversos con estatinas fue similar al grupo placebo, cuando muchos de estos ensayos clínicos no documentaron efectos adversos y muchas voces discrepan abiertamente sobre estos resultados de seguridad 8 . Naturalmente, ensayos clínicos con pacientes con pocas comorbilidades, aunque luego vamos a tratar pacientes con polifarmacia 9 . O remamos todos en la misma dirección, o vamos a perder. Y no lo olviden, los que más pierden en esta guerra son los pacientes.

Como conclusión, me gustaría subrayar que la industria farmacéutica ha salvado muchas vidas, pero sobre todo en las últimas décadas tenemos muchísimos ejemplos de manipulaciones que han causado muchas muertes también 12 . Les animo a que lean alguno de estos libros. El de Goldacre está ya disponible en castellano en las librerías españolas (Mala farma) y el de Gøtzsche lo estará después de verano. Les aseguro que indiferentes no se van a quedar. Algunas partes de estos libros son especialmente duras y estoy seguro que lograrán encolerizarles, y les aseguro que, después de su lectura, la próxima vez que vayan a prescribir un medicamento se lo van pensar más de una vez.

Conflicto de intereses

En la actualidad estoy trabajando en la Universidad de Cardiff con una beca concedida por la Fundació Jordi Gol i Gurina . He recibido y estoy recibiendo fondos para realizar estudios de investigación, procedentes de la Comisión Europea (Sixth & Seventh Programme Frameworks), Sociedad Catalana de Medicina de Familia e Instituto de Salud Carlos III. No tengo ninguna comisión por ninguno de los libros a que hago referencia en este artículo.

Referencias

  1. Gøtzsche P.C.: Deadly medicines and organized crime. How big pharma has corrupted healthcare. London: Radcliffe Publishing Ltd, 2013. 
  2. Goldacre B.: Bad pharma. How medicine is broken, and how we can fix it. London: Fourth Estate, 2012. 
  3. Angell M.: The truth about the drug companies: How they deceive us and what to do about it. New York: Random House, 2004. 
  4. Smith R.: The Trouble with Medical Journals. London: Royal Society of Medicine, 2006. 
  5. Welch H.G., Schwartz L., and Woloshin S.: Over-diagnosed: Making people sick in the pursuit of health. Boston: Beacon Press, 2011. 
  6. Bourgeois F.T., Murthy S., and Mandl K.D.: Outcome reporting among drug trials registered in clinicaltrials.gov. Ann Intern Med 2010; 153: pp. 158-166
  7. Stone N.J., Robinson J., Lichtenstein A.H., Bairey Merz C.N., Lloyd-Jones D.M., Blum C.B., et al: 2013 ACC/AHA guideline on the treatment of blood cholesterol to reduce atherosclerotic cardiovascular risk in adults: A report of the American College of Cardiology/American Heart Association task force on practice guidelines. J Am Coll Cardiol 2013 Nov 7; undefined:
  8. Statins: benefits and harms for low risk patients.  [consultado 7 Feb 2014].
  9. Wise J.: Polypharmacy: A necessary evil. BMJ 2013; 347: pp. f7033

Fuente: Clinicalkey

Vinculación de las “maras” con los poderes ocultos en las estructuras del estado

pandillas(Estracto de artículo del Instituto de Análisis e Investigación de los Problemas Nacionales de la Universidad de San Carlos de Guatemala IPNUSAC)

Las pandillas o “maras” constituyen un problema social con aristas múltiples. Resaltamos ahora la vinculación que existe entre ellas y los poderes paralelos u ocultos nacidos en la guerra contrainsurgente de décadas pasadas, y que aún sobreviven, en muchos casos ocultos en estructuras del Estado, detentando considerables cuotas de poder económico y político.

Las maras operan en buena medida en función de un mensaje de control social que estos poderes ocultos envían al colectivo. La violencia generalizada sobre el país, fundamentalmente sobre determinadas zonas urbanas, tiene una lógica propia derivada de un entrecruzamiento de causas, pero al mismo tiempo responde a la implementación de planes trazados por determinados centros de poder donde ellas se han convertido en nuevo “demonio”, supuesta causa de todos los problemas, justificando así la aplicación de políticas represivas.

Las maras funcionan como familia sustituta de numerosos jóvenes que proceden de hogares disfuncionales. El motivo por el que un joven, o un niño -dado lo prematuro de las edades con que se hace el pasaje de incorporación- ingresa a una mara, denota una sumatoria de causas: hay un trasfondo de pobreza estructural e histórica sobre el que se articula una cultura de violencia dominante, impuesta ya como norma en la historia del país, fortalecida con un conflicto armado que alcanzó ribetes de crueldad indecibles y que sigue sirviendo como pedagogía del terror, a lo que se suman impunidad, debilidad o ausencia de políticas públicas por parte del Estado, diferencias económicas irritantes entre los sectores más favorecidos y la gran masa de pobres y excluidos, ruptura de los tejidos sociales producto de la guerra interna, de la masiva movilidad del campo hacia la ciudad y de la salida desesperada hacia el extranjero como vía de escape a la pobreza crónica con la repatriación forzada de muchas de esas personas en condiciones que agravan la ya precaria situación nacional.

Todo esto ya es sabido suficientemente. La academia lo ha venido estudiando desde hace un buen tiempo disponiéndose de mucho conocimiento al respecto, lo cual, lamentablemente, no se traduce en respuestas efectivas por parte del Estado con la implementación de políticas sostenibles y de largo alcance. Las maras, por tanto, siguen siendo criminalizadas y vistas como causa, no como consecuencia.

Dichas maras han venido cambiando su perfil en el tiempo, aumentando su agresividad, tornándose mucho más crueles que en los momentos de su aparición en la década de los 80 del siglo pasado. Ello responde a una transformación nada azarosa. Los llamados grupos de poderes paralelos enquistados en diversas estructuras que siguen operando con lógicas contrainsurgentes, aprovechan a estos jóvenes para sus operaciones delictivas. Pero más aún: en un proyecto semi-clandestino, desde ciertas cuotas de poder que esos grupos detentan, las maras constituyen un brazo operativo y funcional que sirve a sus intereses de proyección político-económica en tanto grupos de poder, disputándole terreno incluso a fuerzas sociales tradicionales.

Las maras están sobredimensionadas. Los medios masivos de comunicación han hecho de ellas un problema de seguridad nacional con lo que se alimenta un clima de zozobra donde esos poderes ocultos, semi-clandestinos, navegan perfectamente, aprovechándose de la situación. El miedo, el terror a las maras que se ha ido creando, es funcional a un proyecto de inmovilización social, de control contrainsurgente que guarda vínculos con lo vivido años atrás durante el conflicto armado interno en el marco de la Doctrina de Seguridad Nacional y combate al enemigo interno. Podría describirse la dinámica como: “de la casa al trabajo y del trabajo a la casa. Cero organización comunitaria, generalizada desconfianza del otro, clima de paranoia social”.

Contextualizando el problema
Las maras existen en Guatemala desde hace ya más de tres décadas. En ese lapso de tiempo fueron evolucionando grandemente, y las primeras experiencias de los años 80 del siglo pasado, cuando grupos de muchachos defendían a puño limpio sus territorios en las colonias populares, ya no tienen nada que ver con su perfil actual.

Hoy por hoy, estos grupos juveniles pasaron a ser un enemigo público de proporciones gigantes. Y justamente ahí viene la pregunta que motiva el presente texto: ¿son realmente las maras el problema a vencer en nuestra empobrecida sociedad post guerra, o hay ahí ocultas agendas mediático-políticas?

La insistente prédica de los medios masivos de comunicación ya desde hace años nos convenció que la violencia (identificada sin más con delincuencia) nos tiene de rodillas. De esa cuenta, sin análisis crítico de la cuestión, las maras se han venido presentando en forma creciente como uno de los grandes problemas nacionales. Una simple lectura de los hechos indica que, en todo caso, el problema de fondo no son estos jóvenes en sí mismos sino las causas por las que se convierten en transgresores. De hecho, nadie sabe a ciencia cierta cuántos mareros hay. Llamativo, sin dudas. Las estimaciones van desde 3,000 hasta 200,000. Si de un problema de tal magnitud nacional se trata, ¿cómo sería posible que nadie tenga datos ciertos?

Hoy por hoy, sus actos constituyen a veces demostraciones de la más espantosa crueldad y falta de solidaridad: matan, violan, descuartizan a sus víctimas, extorsionan. Ahora bien: ¿por qué se fue dando ese paso de grupo barrial juvenil a “demonio” temido, problema de seguridad nacional, con valor casi de nueva plaga bíblica?

¿Cómo es posible que un número no determinado, siempre impreciso de jóvenes marginalizados, subalimentados, con escasa o nula educación formal, provenientes de barriadas pobres, viviendo siempre en situaciones de aguda carencia, de precariedad extrema, pobremente equipados -en términos comparativos con las fuerzas armadas regulares-, sin ningún proyecto real de transformación político-social, tengan en vilo a toda una sociedad? ¿No es posible, si se trata de un problema de seguridad, que las fuerzas armadas oficiales den cuenta del fenómeno, que puedan controlar esa expresión de violencia desbordada? Cuesta creer que estos grupos de jóvenes rebeldes constituyan un problema tan serio.

Ello fue lo que motivó poner en marcha las preguntas que aquí compartimos, y que sin duda podrían generar una investigación mucho más exhaustiva, realizada con el rigor de un estudio de ciencias sociales metodológicamente encarado.

Pero hay una intuición que complejiza las cosas: Guatemala aún está intentado salir -sin saberse con exactitud cuánto tiempo durará eso- de un clima post bélico que pareciera tender a perpetuarse. En concreto, hace ya cerca de dos décadas que se firmó formalmente la paz entre los grupos militarmente enfrentados: el movimiento revolucionario armado y el ejército nacional. Sin embargo el clima de militarización y de guerra continúa. Las maras se inscriben en esa lógica.

Ahora bien: distintos indicios (por ejemplo, esa transformación que han ido teniendo en el tiempo, su papel hiperdimensionado en los medios de comunicación como nuevo demonio -lo que ayer era el guerrillero, el “delincuente subversivo”, hoy lo es el marero: la afrenta a la sociedad pacífica-, ciertas coincidencias llamativas en la esfera política) llevan a pensar que hay algo más que un grupo de jóvenes transgresores.

Las maras, si bien tienen una lógica de funcionamiento propia, no son precisamente autónomas. Responden a patrones que van más allá de sus integrantes, jóvenes cada vez más jóvenes, con dudosa capacidad gerencial y estratégico-militar como para mantener en vilo a todo un país. ¿Están manejadas por otros actores? ¿Quién se beneficia de estos circuitos delincuenciales tan violentos? ¿Cuántos mareros existen en el país? Si tanto dinero manejan ¿por qué los mareros continúan viviendo en la marginalidad y la pobreza?

El tema en cuestión es delicado, álgido, particularmente espinoso. Al estudiar las maras se rozan poderes que funcionan en la clandestinidad, que se sabe que existen pero no dan la cara, que siguen moviéndose con la lógica de la contrainsurgencia que dominó al país por décadas durante la guerra interna. Y esos poderes, de un modo siempre difícil de demostrar, se ligan con las maras. En otros términos: las maras terminan siendo brazo operativo de mecanismos semi-clandestinos que se ocultan en los pliegues de las estructuras del Estado, que gozan de impunidad, que detentan considerables cuotas de poder, y que por nada del mundo quieren ser sacados a la luz pública. De ahí la peligrosidad de intentar develar esas relaciones.

¿Quién se beneficia de las maras?
Se trata de un fenómeno urbano, pero que tiene raíces en la exclusión social del campo, en la huida desesperada de grandes masas rurales de la pobreza crónica de aquellas áreas, que se articula a su vez con la violencia de la guerra interna que asoló al país años atrás y que dio como consecuencia: 1) una cultura de violencia e impunidad que se extendió por toda la sociedad y aún persiste, ya vuelta “normal”, y 2) la salida del país de innumerable cantidad de población que, tanto por la guerra interna como por la situación de pobreza crónica, marchó a Estados Unidos, de donde muchos jóvenes regresaron deportados portando los valores de una nueva cultura pandilleril, desconocida años atrás en Guatemala.

Comprender a cabalidad de qué se habla cuando nos referimos a las maras no puede desconocer que se trata de algo que surge donde se conjugan muchas causas interactuantes: son los países más pobres del continente, con estructuras económico-sociales de un capitalismo periférico que resiste a modernizarse, viniendo todos ellos de terribles procesos de guerras civiles cruentas en estas últimas décadas, con pérdidas inconmensurables tanto en vidas humanas como en infraestructura, las cuales hipotecan su futuro. A lo cual se suman, como elementos que retroalimentan lo anterior: la enorme desigualdad económico-social de sus poblaciones, la debilidad del Estado, la destrucción del tejido social a causa de los conflictos y la emigración-deportación, más la herencia y la cultura de la impunidad dominantes. La pobreza, en tal sentido, es un telón de fondo que posibilita toda esa sumatoria de procesos, pero debe quedar claro que no es ni la única ni la principal causa del surgimiento de las pandillas, pues si no se la estaría criminalizando peligrosamente.

O, en todo caso, surgen en los sectores más empobrecidos (inmigrantes latinos, poblaciones afrodescendientes) de una gran economía como es Estados Unidos, lugar desde donde la cultura pandilleril se difunde hacia los países más carenciados del continente, en buena medida por las deportaciones que realiza el gobierno federal de aquella nación.

El análisis objetivo de la situación permite comprobar que se ha venido operando una profunda transformación en la composición y el papel social jugado por las maras. De grupos de defensa territorial, más cercanos a “salvaguardar el honor” de su barrio, han ido evolucionando a brazo indispensable del crimen organizado. En estos momentos, existen sobrados argumentos que demuestran que ya no son sólo grupos juveniles delincuenciales que entran en conflicto con la ley penal en función de satisfacer algunas de sus necesidades (drogas, alcohol, recreación, teléfonos celulares de moda, vestuario, etc.). Por el contrario, terminan funcionando como apéndice de poderes paralelos que los utilizan con fines políticos. En definitiva: control social.

Los mareros, cada vez más, deciden menos sobre sus planes, y en forma creciente se limitan a cumplir órdenes que “llegan de arriba”. El sicariato, cada vez más extendido, está pasando a ser una de sus principales actividades. Son llamativamente violentas, a veces con grados de sadismo que sorprende. La violencia es una posibilidad de la especie humana en cualquier cultura, en cualquier posición social, en cualquier edad. No es, en absoluto, patrimonio de los jóvenes. Quienes deciden la guerra, la expresión máxima de la violencia (y se aprovechan de ella, por cierto), no son jóvenes precisamente. Eso nunca hay que olvidarlo.

La noción popularmente extendida que ser joven es muy fácilmente sinónimo de ser violento. Y ser joven de barriadas pobres es ya un estigma que condena. La pobreza, en vez de abordarse como problema que toca a todos, como verdadera calamidad nacional que debería enfrentarse, se criminaliza. Si algo falta hoy en los planes de gobierno, son abordajes preventivos. De esa forma la mara pasó a estar profundamente satanizada: la mara devino así, al menos en la relación que se fue estableciendo, una de las causas principales del malestar social actual. La mara -¡y no la pobreza ni la impunidad crónica!- aparece como el “gran problema nacional” a resolver.

Se hacen presente ahí agendas calculadas, distractores sociales, cortinas de humo: ¿pueden ser las pandillas juveniles violentas el gran problema a resolver en un país con altos niveles de desigualdad y en post guerra, en vez de enormes cantidades de poblaciones por debajo de la línea de pobreza? ¿Pueden ser estos grupos juveniles violentos la causa de la impunidad reinante o son ellos, en todo caso, su consecuencia? El problema es infinitamente complejo, y respuestas simples (“buenos” versus “malos”) no ayudan a resolverlo.

Si fue posible desarticular movimientos revolucionarios armados apelando a guerras contrainsurgentes que no temieron arrasar poblados enteros, torturar, violar y masacrar para obtener una victoria en el plano militar, ¿es posible que realmente no se puedan desarticular estas maras desde el punto de vista estrictamente policíaco-militar? ¿O acaso conviene que haya maras? Pero, ¿a quién podría convenirle?

Consecuencia y no causa
En la génesis de cualquier pandilla se encuentra una sumatoria de elementos: necesidad de pertenencia a un grupo de sostén que otorgue identidad, la dificultad en su acceso a los códigos del mundo adulto; en el caso de los grupos pobres de esas populosas barriadas de donde provienen, se suma la falta de proyecto vital a largo plazo. Esta falta de proyecto de largo aliento es más fácil encontrarlo en los sectores pobres que en los acomodados: jóvenes que no hallan su inserción en el mundo adulto, que no ven perspectivas, que se sienten sin posibilidades para el día de mañana, que a duras penas sobreviven el hoy, jóvenes que desde temprana edad viven un proceso de maduración forzada, trabajando en lo que puedan en la mayoría de los casos, sin mayores estímulos ni expectativas de mejoramiento a futuro, pueden entrar muy fácilmente en la lógica de la violencia pandilleril, que supuestamente otorga bondades, “dinero fácil”, reconocimiento social. “Bondades”que encierran una carga mortal. Una vez establecidos en ese ámbito, por una sumatoria de motivos, se va tornando cada vez más difícil salir.

Lo que suele suceder con estos grupos es que, en vez de ser abordados en la lógica de poblaciones en situación de riesgo, son criminalizados. Tan grande es esa criminalización, que eso puede llevar a pensar que allí se juega algo más que un discurso adultocéntrico represivo y moralista sobre jóvenes en conflicto con la ley penal.

¿Hay algo más tras esa continua prédica? ¿Es creíble acaso que grupos de jóvenes con relativamente escaso armamento, comparado con lo que dispone el Estado y sin un proyecto político alternativo -ya que no intentan subvertir ningún orden social- se constituyan en un problema de seguridad nacional en varios países al mismo tiempo, que puedan movilizar incluso los planes geoestratégicos de potencias militares extra-regionales? De hecho Estados Unidos en innumerables ocasiones se refirió a las maras como un problema de seguridad que afecta la gobernabilidad y la estabilidad democrática de la región y preocupa a su gobierno central en Washington. ¿Qué lógica hay allí?

Realmente ¿Que son las pandillas?
Las maras o pandillas no son una alternativa a los poderes constituidos, al Estado, a las fuerzas conservadoras de las sociedades. No son subversivas, no subvierten nada, no proponen ningún cambio de nada. Quizá no sean funcionales en forma directa a la iniciativa privada, a los grandes grupos de poder económico, pero sí son funcionales para ciertos poderes (poderes ocultos, paralelos, grupos de poder que se mueven en las sombras) que las utilizan. En definitiva, son funcionales para el mantenimiento sistémico como un todo, por lo que esos grandes poderes económicos, aunque no se benefician en modo directo, terminan aprovechando la misión final que cumplen las maras, que no es otro que el mantenimiento del status quo. Pero esto hay que matizarlo: no son los poderes tradicionales quienes las utilizan (la cúpula económica tradicional, la aristocracia histórica ligada a la agroexportación, los grandes detentadores de las fortunas más abultadas) sino los nuevos poderes ligados a estructuras estatales y que continúan con el Estado contrainsurgente creado durante el conflicto armado interno, en general vinculados a negocios fuera de la ley (contrabando, trata de personas, narcoactividad, crimen organizado). Es decir, aquello que son llamados “poderes paralelos u ocultos”.

Las maras no son delincuencia común. Es decir: aunque delinquen igual que cualquier delincuente violando las normativas legales existentes, todo indica que responderían a patrones calculadamente trazados que van más allá de las maras mismas. No sólo delinquen sino que, esto es lo fundamental, constituyen un mensaje para las poblaciones. Esto lleva a pensar que hay planes derivados de las perversiones o “patologías sociales” a las que da lugar la contrainsurgencia y los poderes paralelos cuando se quiere seguir utilizando los mecanismos ilegales e impunes que le son propios en el marco de gobiernos democráticos.

Son un flagelo, pero afectan la funcionalidad general del sistema económico-social. En todo caso, son un flagelo para los sectores más pobres de la sociedad, donde se mueven como su espacio natural: barriadas pobres de las grandes urbes. Es decir: golpean en los sectores que potencialmente más podrían alguna vez levantar protestas contra la estructura general de la sociedad. Sin presentarse así, por supuesto, cumplen un papel político. El mensaje, por tanto, sería una advertencia, un llamado a “estarse quieto”.

No sólo desarrollan actividades delictivas sino que, se constituyen como mecanismos de terror que sirven para mantener desorganizadas, silenciadas y en perpetuo estado de zozobra a las grandes mayorías populares urbanas. En ese sentido, funcionan como un virtual “ejército de ocupación”. Un abogado entrevistado, que defiende mareros, afirmaba: “La mara sirve a los poderes en tanto sistema, porque no cuestionan nada de fondo sino que ayudan a mantenerlo. Por ejemplo: ayudan a desmotivar organización sindical. O a veces se infiltran en las manifestaciones para provocar, todo lo cual beneficia, en definitiva, al mantenimiento del sistema en su conjunto”. Y una investigadora del tema afirmó: “En muchas colonias populares ya no se ve gente por la calle, porque es más seguro estar encerrado en la casa. Ya no hay convivencia social: hay puro temor. (…) Todo indicaría que esto está bien pensado, que no es tan causal. La mara nunca es solidaria con la población del barrio. Al contrario: la perjudica en todo, cobrando extorsión, y hasta obstaculizándola en su locomoción”.

Disponen de organización y logística (armamento) que resulta un tanto llamativa para jovencitos de corta edad; las estructuras jerárquicas con que se mueven tienen una estudiada lógica de corte militar-empresarial, todo lo cual lleva a pensar que habría grupos interesados en ese grado de operatividad. Es altamente llamativo que jovencitos semi-analfabetas, sin ideología de transformación de nada, movidos por un superficial e inmediatista hedonismo simplista, dispongan de todo ese saber gerencial y ese poder de movilización. Al respecto relató uno de los entrevistados, un ex pandillero: “En este momento ya casi no están lideradas por jóvenes. No son jóvenes los que dan las órdenes. En otros tiempos se hacían reuniones con chavos de todas las colonias donde se tomaban decisiones, y eran todos menores de 30 años. Hoy ya no es así. Ya no se hacen esas reuniones, que eran como asambleas, y hay viejos liderando. Ahora las órdenes son anónimas. Hay números de teléfono y correos electrónicos que dan las órdenes a jefes de clica, pero no se sabe bien de quién son. Te llega un correo, por ejemplo, con una orden, una foto y un pago adelantado de $1,500 y ya está. Así se maneja hoy. (…) A veces el mismo guardia de la prisión llega con el marero y le da un teléfono, todo bajo de agua, diciéndole que en 5 minutos lo van a llamar. Tal vez el mismo guardia ni sabe quién va a llamar, ni para qué. Eso denota que ahí hay una estructura muy bien organizada: no va a llegar un guardia del aire y te va a dar un teléfono al que luego te llaman, y una voz que no conocés te da una indicación y te dice que hay $2,000 para eso. Ahí hay algo grueso, por supuesto”. Por lo visto, puede apreciarse que no son sólo jóvenes, cada vez más jóvenes, los que la organizan con ese tan alto grado de eficiencia. Una abogada defensora de pandillas entrevistada expresó: “Antes no tenían esa disciplina, ese grado de organización. Ahora sí, lo que lleva a deducir que algunos factores externos están influyendo ahí. Esa organización sin dudas está diseñada. Constituyen una estructura de poder, y hay gente preparada que la dirige”.

Bibliografía:
• Camus, M. (2005). “La colonia Primero de Julio y la clase media emergente”. Guatemala: FLACSO.
• Colussi, M. (2013). “Las “maras”: nueva forma de control social”. En Revista Análisis de la Realidad Nacional. Guatemala: IPNUSAC. Año 2. N° 34.
• CONJUVE, Servicio Cívico, INE (2011) “Primera encuesta nacional de juventud en Guatemala”. Guatemala: CONJUVE/SESC/INE.
• Fontes, A. (2013) “Asesinando por control: la evolución de la extorsión de las pandillas”. En “Sembrando utopía”, disponible en versión digital enhttp://www.albedrio.org/…/documentos/vvaaSembrandoutopia.pdf
• Fritz, G.; Southwell, E. y Varela, F. (2004) “La Sociedad Criminal: una criminología de los criminales y de los no tanto”. Buenos Aires: Espacio Editorial.
• González, M. (2013) “Las maras: reflexiones y preguntas (I)”. En Revista Análisis de la Realidad Nacional. Guatemala: IPNUSAC. Año 2. N° 33.
• González, M. (2013) “Las maras: orígenes, reflexiones y preguntas (II)”. En Revista Análisis de la Realidad Nacional. Guatemala: IPNUSAC. Año 2. N° 34.
• Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito -UNOCD- (2012) “Delincuencia organizada transnacional en Centroamérica y el Caribe”. México: UNOCD
• Kepfer, R. “Las sociedades latinoamericanas tienen múltiples expresiones de la violencia; las ‘maras’ son una de ellas”. Entrevista concedida a Rebelión realizada por Marcelo Colussi. Versión digital disponible en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=105739
• Levenson, D. (1988). “Por sí mismos. Un estudio preliminar de las “maras” en la ciudad de Guatemala”. Guatemala: AVANCSO.
• Menéndez, J. y Ranquillo, V. (2006) “De los maras a los Zetas”. México: Grijalbo.
• Minera, A. y otros (2014) “Estructura organizacional y estilos de liderazgo de los Grupos Conflictivos de El Trébol, Zona 11”. Guatemala: USAC.
• Moro, J. (editor) (2006). “Juventudes, violencia y exclusión: desafíos para las políticas públicas”. Guatemala: INDES, INAP, BID.
• Peacock, S. y Beltrán, A. (2006) “Poderes ocultos. Grupos ilegales armados en la Guatemala post conflicto y las fuerzas detrás de ellos”. Washington: WOLA.
• Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo -PNUD- (2009). “La economía no observada: una aproximación al caso de Guatemala”. Guatemala: PNUD.
• Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo -PNUD- (2011). “Guatemala, ¿un país de oportunidades para la juventud?”. Guatemala: PNUD.
• Programa Presidencial de Escuelas Abiertas (2011). “Los intereses de la juventud en Guatemala. Una aproximación desde las Escuelas Abiertas”. Guatemala: Gobierno de Guatemala/Escuelas Abiertas/UNFPA.
• Robles Montoya, J. (2002) “El ‘Poder Oculto’”. Guatemala: Fundación Myrna Mack.
• Similox, V. (2006). “Una aproximación al fenómeno de las maras y pandillas en Centroamérica”. Guatemala: Comunidad Cristiana Mesoamericana.
• Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas”. (2006) “Maras y pandillas en Centroamérica: las respuestas de la sociedad civil organizada”. Tomo IV. San Salvador: UCA
• Urresti, M. (2008). “Ciberculturas juveniles”. Buenos Aires. La Crujía Ediciones.
• Wortelboer, V. (2009). “Política y generación. Una exploración de la participación juvenil”. Guatemala: Universidad Rafael Landívar/ INGEP.
• Zúñiga, M. (2009) “¿Qué decimos cuando decimos “mara?”, en Revista PASOS 142/ Marzo-Abril/ Segunda época. San José: DEI.

¿Porque mucha se emigra de El Salvador?

migracion y familia el salvador¿Por qué gente joven y emprendedora, y desde hace bastante tiempo también niños, que tendrían que haber formado las bases de las generaciones productivas venideras siguen emigrando de El Salvador, o de manera más simple: ¿Por qué se van? Las respuestas no son únicas y en el caso de El Salvador han venido cambiando con el curso del tiempo.

Las estadísticas demográficas muestran que durante la década de los setenta del siglo pasado, que es cuando inicia la ola migratoria de El Salvador y que todavía persiste, salieron casi 290,000 personas, en su mayoría jóvenes, que se sentían amenazados debido al recrudecimiento de la represión de parte de los gobiernos militares de turno y a las señales cada vez más evidentes del conflicto armado que se avecinaba.

En la década de los ochenta el número de emigrantes salvadoreños superó las 540,000 personas, influenciadas principalmente por el riesgo de perder la vida derivado del estallido del conflicto armado, como lo evidencia el hecho que los municipios que ahora reportan mayores porcentajes de hogares que reciben remesas, coinciden con aquellos en los que la guerra tuvo su principal teatro de operaciones. En esta década, sin embargo, las razones para emigrar se ampliaron. Comenzaron a darse a pequeña escala casos de reunificación familiar.

Aumentó el número de jóvenes que al no ver mayores oportunidades laborales en el país y ante el entusiasmo que generaba la proliferación de noticias de éxito sobre familiares y amigos que les habían antecedido en la empresa de la emigración optaron por emularles. Desde entonces, también comenzaron a jugar un papel muy importante las redes familiares y comunitarias establecidas, las cuales no solamente proporcionan información a los emigrantes potenciales sobre las marcadas diferencias que existen entre El Salvador y los sitios de destino en cuanto a oportunidades laborales y de remuneración, sino que también les ofrecen acogida temporal y contactos para la obtención de los primeros empleos.

Producto de la incidencia creciente de estos nuevos factores explicativos, durante la década de los noventa el flujo migratorio salvadoreño se elevó a más de 630,000 personas, pese a tratarse de un período en el que se ejecutaron con éxito los Acuerdos de Paz, se registraron altas tasas de crecimiento económico y aumentaron las oportunidades de empleo.

Además, de manera silenciosa, una nueva causa para emigrar del , provocada por las mismas migraciones, se estaba inoculando: el aumento de los niveles de violencia, fenómeno muy relacionado con el debilitamiento de la institución familiar y de las relaciones comunitarias, así como con la creciente deportación de jóvenes con antecedentes penales y vinculados a organizaciones pandilleriles. Esto, unido a que el país dejó de crecer a tasas aceptables y a que apenas genera la cuarta parte de los empleos dignos que necesita, ha dado lugar a que durante los catorce años transcurridos del presente siglo, el tamaño del flujo migratorio se mantenga en más de 60,000 personas por año.

Fuente: revistahumanum.org

Título del sitio

"El amor no tiene barreras. Salta obstáculos y vallas y traviesa muros para llegar a su destino lleno de esperanza.", Maya Angelou

Hormigalada - Hormigandante

Alimentando mi curiosidad en la web con un cóctel de imágenes, sonidos, músicas, libros, teorías y anécdotas.

Soporte tecnico

"La vida es como ir en bici: para no caerte, debes seguir avanzando", Albert Einstein

Javier de María

Bienvenid@ a mi blog

joseluisgarcesm

Crecimiento Personal y Espiritual

Propósitosalud

Blog para ganar Salud a traves del movimiento, el metodo Pilates, la Fitoterapia, Terapias energéticas y mucho más..

Cocinando tentaciones

Rebeca y Veronica

ibizaphotographers

Wedding photos Ibiza/ Fotos de bodas Ibiza

Reflexología Podal y mas...

bienvenido a mi fascinante mundo...

Parque Ecológico Quinta de los Molinos

Jardín Botánico-Histórico de La Habana

¿Por que no luchas?

Piensa por ti mismo

efpaz

Quizás sea de otro planeta

feelharmonystudio

Smile! You’re at the best WordPress.com site ever

I Am of the Stars

Awakening with Planet Earth

ARTE TERAPIA

Actividades terapéuticas a través del arte.

BeSound - Naad Yoga

Respirant, cantant, sentint ...

Mi Rincón Personal Reforzado

Este es un rincón donde plasmo mis vivencias, gustos y cosas que solo salen de mi cabeza (Sean verdaderas o no)

vidasaludcomblog

salud y bienestar

psicocristinaferrer

Blog de psicologia y mediación. Barcelona

Martín Olivera

Artista visual y profesor mexicano.

Argila Kinesiologia

[ Kinesiologia de l'Ésser ]

tallerparaelalma

Herramientas para conectarte con tu verdadero SER

@hanasam

Blog. HANASAM Arte y Museo

La Brújula

"Lo esencial es invisible para los ojos"

Ganolife Peru

La verdad revelada de Ganolife Peru

Infinita Luz Dorada

Espiritualidad y Consciencia, aquí y ahora.

Mi sitio oficial

¡El mejor sitio WordPress.com del mundo!

DESCUBRA: Contenido de bienestar ademas tengo para ti 30 minutos de asesoria totalmente Gratis

ALFONSO DELGADO: ENVIA UN SALUDO CORDIAL DESDE CALI COLOMBIA, AGRADECIENDO TU VISITA CONFIANZA E INTERES EN MI OFICINA WEB, BENDICIONES

mcolocho's Blog

A fine WordPress.com site

Escuela de Mercadeo en Red

Aprende a optimizar Tu tiempo, para Tu independencia financiera

isabelsalinas

A great WordPress.com site

indeprofundis

A great WordPress.com site

Eluanel's Blog

Just another WordPress.com site