Posts Tagged ‘cerebro’

Los arándanos aumentan la capacidad intelectual de los niños

Arandanolos niños deben comer arándanos antes de tomar exámenes para beneficiarse de un impulso a corto plazo para la función cerebral, según muestra una investigación reciente.

Un estudio reveló que los niños en edad escolar primaria realizaron tareas con un 10 por ciento de mayor velocidad y precisión después de tomar bebidas de arándanos silvestres.

La fruta, que contiene flavonoides, se ha asociado con una serie de beneficios para la salud, incluidos los efectos antioxidantes y antiinflamatorios.

Pero los nuevos hallazgos también indican una mejora en los beneficios cognitivos.

“Esta es la primera vez que hemos visto el impacto positivo que los flavonoides pueden tener en la función ejecutiva de los niños” afirmó el Profesor Claire Williams, Universidad de Reading de Inglaterra.

Se pidió a los niños que prestaran atención a una serie de flechas que se mostraban en la pantalla de una PC y presionaban una tecla correspondiente a la dirección en que se encontraba la flecha central.

La tarea se repitió en una serie de ensayos, donde la demanda cognitiva se manipuló variando la rapidez con que aparecieron las flechas.

El grupo de niños que había bebido el jugo de arándano resapondió comparativamente mejor en la medida que el test se volvia más difícil.

La profesora Claire Williams, profesora de neurociencias de la Universidad de Reading, dijo: “Esta es la primera vez que vemos el impacto positivo que los flavonoides pueden tener en la función ejecutiva de los niños.

Diseñamos este ensayo llamado “double blind” especialmente para probar cómo los flavonoides impactarían en la atención de los jóvenes, ya que es un área de rendimiento cognitivo que no se ha medido antes, dijo la profesora Clare Williams.

Referencia: the telegraph

Anuncios

Nuestro cerebro puede eliminar desechos a través de los vasos linfáticos

Cerebro dreno linfaticoCientíficos de los Institutos Nacionales de la Salud y la Universidad de Virginia (EE.UU.) han descubierto un sistema de drenaje en el cerebro humano.

El hallazgo es de suma importancia, puesto que supone la presencia en la duramadre, la meninge cerebral más externa, de vasos linfáticos a través de los cuales el cerebro elimina desechos. El estudio ha sido publicado en el portal eLife el 3 octubre 2017.

Las primeras conclusiones apuntan a que los vasos linfáticos podrían servir de ‘cañerías’ entre el cerebro y el sistema inmunológico. “Literalmente observamos cómo el cerebro drenaba líquido a estos vasos”, señaló el autor principal del estudio Daniel S. Reich, del Instituto Nacional de Trastornos Neurológicos y Accidentes Cerebrovasculares (NINDS, por sus siglas en inglés).

En el marco del estudio los científicos realizaron pruebas de resonancia magnética (IRM) en cinco voluntarios en buen estado de salud. Les inyectaron gadobutrol, un contraste para hacer visibles los vasos sanguíneos del cerebro dañados por enfermedades como esclerosis múltiple o cáncer.

En las imágenes de resonancia magnética detectaron la presencia de puntos brillantes en la duramadre y líneas que les parecieron vasos linfáticos. Al ver que el contraste se salió de los vasos sanguíneos, fluyó por la duramadre y entró en los vasos linfáticos, los investigadores realizaron otra prueba, esta vez con un contraste de moléculas más grandes para que no se saliera tanto de los vasos sanguíneos.

Lo que se distinguió tras la IRM fueron los vasos sanguíneos, pero no se detectó ni rastro de los vasos linfáticos, con lo cual los científicos confirmaron sus sospechas anteriores. Además, encontraron vasos sanguíneos y linfáticos en la duramadre del tejido cerebral durante una autopsia.

Sus resultados fueron confirmados también por el escáner cerebral y estudios de autopsia del cerebro de primates, que supusieron que el sistema linfático es un rasgo común del cerebro de los mamíferos.

Reich se quedó sorprendido con el descubrimiento, ya que se sostenía hasta la fecha que el cerebro carece del sistema linfático. “A lo largo de años sabíamos cómo el líquido entraba en el cerebro. Ahora finalmente vemos que, al igual que otros órganos del cuerpo, el líquido cerebral puede drenarse a través del sistema linfático”, destacó el científico.

A la misma conclusión llegó el anatomista italiano Paolo Mascagni, quien hace dos siglos reportó haber encontrado los vasos linfáticos en la superficie del cerebro de los cadáveres disecados. Sin embargo, hasta ahora nadie consiguió encontrar pruebas de la presencia del sistema linfático en el cerebro.

Visto en: rt.com

La Nutrición del Cerebro

CerebroEl cerebro humano es un sistema maravillosamente complejo que requiere una amplia gama de nutrientes para funcionar correctamente.

La inteligencia, la memoria, el comportamiento y la concentración están influenciados por la propia nutrición del cerebro. Ya seas joven o mayor, nuestro estado nutricional desempeña un papel fundamental en la determinación del estado de nuestras funciones cerebrales.

Uno de los problemas de la investigación médica es la obsesión por identificar el impacto de factores individuales y su impacto en la salud humana. Cuando se trata de la nutrición y el cerebro, este tipo de línea de investigación podría ser un enfoque absurdo.

Un estudio de la Universidad de Oxford destaca lo importante que es buscar la interacción entre solo dos nutrientes clave del cerebro —los ácidos grasos omega 3 y las vitaminas del grupo B— y su capacidad para prevenir el deterioro mental relacionado con la edad.

Nutrición del cerebro
Una gran colección de evidencia científica ha demostrado que la inteligencia, la memoria, el comportamiento y la concentración están influenciados por una nutrición cerebral apropiada. Pero, en su mayor parte, esta investigación ha examinado los factores individuales y no sus interacciones.

Por ejemplo, se realizó un estudio en 2014 en el Departamento de Neurociencias Clínicas de Oxford con 156 pacientes mayores que tenían deterioro cognitivo leve y un alto riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer.

Los pacientes fueron divididos en dos grupos: un grupo tomó un suplemento diario con 800 microgramos de ácido fólico, 20 miligramos de vitamina B6 y 500 microgramos de vitamina B12; el otro grupo tomó un suplemento de placebo.

Antes y durante el periodo de prueba, los investigadores usaron imágenes por resonancia magnética (MRI) para medir los niveles de atrofia de la materia gris en el cerebro de los pacientes. La atrofia (disminución) de la materia gris es un signo de la progresión de la enfermedad de Alzheimer y otras formas de demencia.

Al finalizar el estudio de dos años, los investigadores encontraron que los que recibieron el suplemento de vitamina B tenían cerca de siete veces menos atrofia que los del grupo del placebo. Los investigadores también encontraron que aquellos en los que la reducción de la materia gris se había reducido más rápido tenían niveles más altos de homocisteína, y aquellos con niveles más altos de homocisteína al comienzo recibieron el mayor beneficio de darles el suplemento de vitamina B.

En sus conclusiones, los investigadores declararon: «nuestros resultados muestran que tomar suplemento de vitamina B puede retrasar la atrofia de las regiones específicas del cerebro que son un componente clave en el proceso de la enfermedad de Alzheimer y que se asocian con deterioro cognitivo».

Otro factor nutricional clave para la función apropiada del cerebro podrían ser los ácidos grasos de cadena larga omega 3 EPA y DHA que se encuentran en el pescado y suplementos de aceite de pescado. La importancia de los ácidos grasos omega 3 para la función cerebral se relaciona con su papel en la composición de fosfolípidos de las membranas celulares nerviosas. Los estudios han demostrado que la EPA y la DHA podrían influir en:

La fluidez de las membranas celulares cerebrales
La síntesis de neurotransmisores
La unión entre neurotransmisores
La transmisión de la señal
La actividad de las enzimas clave que descomponen los neurotransmisores como la serotonina, la epinefrina, la dopamina y la norepinefrina

Los estudios clínicos con suplementos de EPA + DHA provenientes de aceites de pescado en pacientes con una variedad de problemas psicológicos como depresión y trastorno de déficit de atención (ADD) validan la importancia de los suplementos para aumentar los niveles de EPA + DHA. Los aceites de pescado también parecen ser importantes en la protección contra el deterioro mental relacionado con la edad y la enfermedad de Alzheimer.

Aumentar los beneficios de la vitamina B
Mientras que la investigación ya ha establecido que los suplementos de vitamina B y los ácidos grasos omega 3 pueden ayudar al lento deterioro mental en las personas mayores con problemas de memoria, la interacción entre estos dos enfoques nutricionales ha sido menos examinada. Un equipo internacional liderado por la Universidad de Oxford y la Universidad de los Emiratos Árabes Unidos encontró que tener niveles más altos de ácidos grasos omega 3 en el cerebro podría aumentar los beneficios de las vitaminas B en la función cognitiva leve.

El equipo estudió a más de 250 personas con deterioro cognitivo leve (DCL) en Oxford. El DCL refleja una etapa intermedia entre el declive cognitivo esperado del envejecimiento normal y el declive más grave de demencia.

Las personas con deterioro cognitivo leve pueden tener problemas con la memoria, el lenguaje, el pensamiento y el juicio, pero generalmente no en un grado para causar problemas significativos en su vida cotidiana y las actividades habituales.

El deterioro cognitivo leve puede aumentar el riesgo de progresar más adelante a la enfermedad de Alzheimer o hacia otras demencias, pero no todo el mundo con DCL progresa hacia la demencia.

Al inicio del estudio, cada persona recibió una serie de pruebas para medir su cognición y se le realizó un examen de sangre para determinar los niveles de los ácidos grasos omega 3, EPA y DHA en la sangre.

Los participantes se dividieron en dos grupos seleccionados al azar, que recibieron un suplemento de vitamina B o una pastilla de placebo durante dos años. También se midió su rendimiento cognitivo y los resultados comparados con los resultados de partida del inicio del estudio.

Lo que los investigadores encontraron fue que para las personas con niveles bajos de EPA + DHA, el suplemento de vitamina B tenía poco o ningún efecto. Pero para aquellos con niveles iniciales altos de EPA + DHA, las vitaminas B fueron muy eficaces en la prevención del deterioro cognitivo en comparación con el placebo.

Estos resultados son revolucionarios porque muestran una interacción clara y que las vitaminas del grupo B podrían retardar la tasa de atrofia cerebral en DCL solo en aquellas personas con un buen nivel de EPA + DHA.

El equipo de investigadores ya está diseñando un estudio para probar realmente la combinación de vitaminas del grupo B y EPA + DHA en la reducción de la conversión del DCL en enfermedad de Alzheimer.

Factores nutritivos clave
Aquí hay algo que es muy importante que la gente sepa. Los medicamentos podrían no estar funcionando para mejorar el DCL.

En una revisión sistemática, financiada por la Red de Seguridad y Eficacia de los Medicamentos del Instituto Canadiense de Investigación de la Salud, ocho ensayos clínicos aleatorios y 3 informes complementarios se utilizaron para evaluar la seguridad y eficacia de diversos fármacos, denominados «potenciadores cognitivos» (donepezil [Aricept], [Exelon], la rivastigmina galantamina [Razadyne], o memantina [Nemenda]) sobre el deterioro cognitivo leve.

Los resultados mostraron que estas drogas NO mejoraron la cognición o función entre los pacientes con DCL y podrían estar asociados con un mayor riesgo de efectos secundarios sobre todo con náuseas, diarrea y vómitos a diferencia del placebo.

Los investigadores concluyeron: «nuestros resultados no pueden apoyar el uso de potenciadores cognitivos para el deterioro cognitivo leve».

La conclusión es que el objetivo principal para impulsar la función cerebral es bañar el cerebro en «supernutrientes», ya que numerosos estudios han demostrado que la función del cerebro puede estar directamente relacionada con el estado nutricional. Un estado nutricional alto es igual a una función mental superior.

Los principales factores dietéticos que reducen el riesgo de demencia y enfermedad de Alzheimer de los estudios de base poblacional pueden ser: un mayor consumo de pescado (y ácidos grasos omega 3), ácidos grasos monoinsaturados (principalmente a partir de aceite de oliva), un consumo de ligero a moderado de alcohol (principalmente vino tinto) y un aumento del consumo de hortalizas y frutas sin almidón.

Es probable que sea la combinación de todos estos factores lo que proporcione un grado más alto de protección frente al uso individual de cualquiera estos factores dietéticos.

Un alimento que podría ser especialmente útil son los arándanos o los extractos de arándanos. En estudios en animales los investigadores han encontrado que los arándanos ayudan a proteger el cerebro del estrés oxidativo y la pérdida de memoria.

Además de la dieta, podría tener sentido tomar una fórmula de alta potencia de multivitamínicos y minerales para suministrar al cerebro la supernutrición y también podría conseguirlo al tomar un aceite de pescado de calidad de 1000 a 3000 mg de EPA y DHA (en combinación). Una mayor ingesta de estos ácidos grasos omega 3 podría asociarse con mayor ánimo y rendimiento de la función mental.

Si los síntomas de deterioro mental están definitivamente presentes en una persona de 50 años o más, yo recomendaría tomar fosfatidilserina. La fosfatidilserina (PS) es un nutriente esencial para cualquier persona con deterioro de la función mental.

La fosfatidilserina podría desempeñar un papel importante en la determinación de la integridad y la fluidez de las membranas celulares cerebrales. Más de una docena de estudios de doble ciego han mostrado que la fosfatidilserina mejora la función mental, el estado de ánimo y el comportamiento en pacientes con trastornos cerebrales degenerativos. La dosis recomendada es de 100 mg tres veces al día

Referencia: iherb.com

Nota: Este artículo fue escrito por el Dr. Michael Murray, uno de los principales líderes mundiales en la medicina natural.

El modo de dormir puede ser indicio de futuras enfermedades cerebrales

suenoLos hallazgos de un grupo de científicos canadienses podrían ayudar a detectar las enfermedades neurodegenrativas a etapas tempranas.

Cierto tipo de trastorno del sueño podría ser indicativo del riesgo de desarrollo de algunas enfermedades neurodegenerativas, como el Parkinson, según un grupo de investigadores canadienses, informa el portal Naked Science.

El trastorno de la fase del sueño de movimientos oculares rápidos (RBD, por las siglas en inglés de este desorden) no solo genera pesadillas llenas de violencia, sino también manifestaciones físicas peculiares, como gritos, caídas de la cama y movimientos convulsos de brazos y piernas. Normalmente las pesadillas pueden tener lugar, pero la atonía típica de esta fase del sueño mantiene los músculos relajados.

Se desconocen las causas del RBD, que puede manifestarse en cualquier edad, pero que está más extendido entre hombres de edad avanzada. Desde hace tiempo se cree que existe una posible relación entre el RBD y el posterior desarrollo de procesos neurodegenerativos, como la enfermedad de Parkinson, la demencia de cuerpos de Lewy y la atrofia multisistémica. Por regla general, el RBD las precede entre 6 y 15 años, aunque esa relación carece aún de una explicación.

Los autores del estudio, que fue presentado a principios de junio/2017 en la Conferencia Neurocientífica de Canadá en Montreal, creen que el RBD se podría deber a una degeneración temprana de las neuronas del tronco encefálico responsables de la mencionada fase del sueño, suposición que ayudaría a diagnosticar los procesos degenerativos a etapas iniciales.

Fuente: actualidad.rt

Las bacterias de nuestro intestino controlan nuestro cerebro

gutsEstamos invadidos por bacterias que viven pacíficamente en nuestro cuerpo, pero si les alteramos y desordenamos su “casa”, se rebelan y nos controlan sin nosotros apenas sospecharlo.

Cada ser humano es un entero ecosistema, donde convivimos en simbiosis con billones de bacterias de miles de especies diferentes.

Sorprendentemente, estas bacterias han sido las grandes olvidadas (aparte de intentar suprimirlas o eliminarlas), a pesar de constituir hasta un 90 % de nuestro cuerpo, quedando tan solo el 10 % restante a las células humanas. Se ha calculado que cada tres células de nuestro cuerpo, dos son bacterias y una es humana, aunque otros trabajos hablan de un ratio que se acerca a 1:1.

Hasta tenemos su peso, en nuestro cuerpo se estima que tenemos alrededor de 200 g de bacterias. No obstante, no se sabe todavía con certeza los números exactos, por lo que existen grandes controversias entre los científicos; de todos modos, todas las cifras propuestas son sorprendentes .

Las bacterias que habitan nuestro sistema digestivo, esta comunidad bacteriana denominada microbiota, interactúan con el sistema endocrino, inmune y nervioso, afectando a nuestro estado físico como mental, o influenciando en el desarrollo de muchas enfermedades.

Desde el mismo momento de la gestación, la microbiota de la madre empieza a cambiar para favorecer el proceso. Todo lo que la madre come, determinará en cierta media los cambios de la microbiota en el recién nacido. Si el parto es vaginal o por cesárea, o la lactancia materna, serán determinantes para adquirir un tipo de poblaciones bacterianas u otras. Estos habitantes microbianos son vitales para el desarrollo del sistema digestivo, metabólico o inmunitario del bebé.

Gran parte de estas investigaciones han sido conducidas por María Domínguez-Bello, microbióloga de la Universidad de Nueva York, que en un estudio publicado en la revista Nature Medicine, destaca la importancia de la microbiota en el momento del nacimiento, apostando que las futuras prácticas médicas lo tendrán más en consideración.

La microbiota o la flora intestinal a medida que crecemos se ve influenciada por la dieta, el entorno, el uso de medicamentos o antibióticos, lo que llamamos hábitos de vida. No se sabe qué especies o qué combinación de especies de bacterias pueden favorecer algunos procesos vitales que pueden verse alterados conduciendo así al desarrollo de enfermedades.

Pero el efecto de la microbiota en nuestra salud va más allá. A pesar de décadas estudiando el cerebro como una identidad independiente, existe una evidente comunicación con el resto del cuerpo, y cómo no, también con el sistema gastrointestinal.

¿Quién media en esta comunicación? Se ha demostrado que la microbiota libera metabolitos que pueden llegar al cerebro, afectando a muchas de sus funciones. Enfermedades neurodegenerativas como el alzhéimer, la enfermedad de Parkinson o la esclerosis lateral amiotrófica, cuyo origen genético representa un pequeño porcentaje, y se desconoce la causa que las provoca en un 90 % de los pacientes.

Se ha descubierto que los procesos que desencadenan estas enfermedades podrían también estar dirigidos por proteínas producidas por nuestra microbiota, como la proteína amiloide.

En el laboratorio del profesor Robert Friedland de la Universidad de Louisville, en Kentucky (EE.UU.) han descubierto cómo la exposición a proteínas bacterianas llamadas amiloides, que tienen una estructura similar a las proteínas del cerebro iniciadoras de muchas enfermedades neurodegenerativas, permiten la formación de agregados en el cerebro de otra proteína, la alfa-sinucleína.

Esta proteína alfa-sinucleína es producida por las neuronas, causándole daños irreparables o incluso muerte neuronal, asociada a la patología de enfermedades neurodegenerativas. Pero cómo estas proteínas producidas por las bacterias en el intestino pueden ser el origen de enfermedades neurodegenerativas sigue siendo una incógnita por resolver.

Friedland tiene la convincente hipótesis de que estas proteínas bacterianas que se producen en nuestro intestino causan agregación de proteínas en el cerebro por medio de un mecanismo llamado “cross-seeding”, que permite empaquetar proteínas elásticas formando acumulaciones de proteínas que no se eliminan y aumentan en número, constituyendo el origen de la enfermedad.

Pero va más allá, él propone que estas proteínas bacterianas causan una bajada de las defensas inmunitarias en el sistema gastrointestinal lo que repercute aumentando la inflamación en el cerebro.

Los estudios del laboratorio de Friedland fueron publicados este mes en la revista del grupo de Nature, Scientific Reports y demostraron que ratones expuestos al amiloide bacteriano desarrollaron alfa-sinucleína agregados en el cerebro, mientras que ratones no expuestos no desarrollaron la enfermedad ni ninguna inflamación en el cerebro.

Sus investigaciones han sido financiadas por la Fundación de Michael J. Fox, dirigida por el mítico actor hollywoodiense protagonista de Regreso al futuro, y afectado por la enfermedad de Parkinson.

Aunque la conexión “cerebro-intestino” se extiende a otras enfermedades. Neurocientíficos han sugerido que existen relaciones con los cambios en la microbiota y patologías neurológicas, como ansiedad, depresión, autismo, o incluso esquizofrenia.

También se ha visto cómo ratones con lesiones cerebrales o medulares se recuperan antes cuando se altera su microbiota, o cómo se produce una recuperación motora y neuropatológica. Uno de los más relevantes científicos en la actualidad que estudian daños cerebrales o medulares es Phillip G. Popovich del Centro de Recuperación de daños cerebrales y medulares en la Universidad del Estado de Ohio (EE.UU.).

Su laboratorio publicó un interesante estudio en la Revista de Medicina Experimental, donde relaciona las alteraciones en el microhábitat de las bacterias que habitan en el tracto gastrointestinal, llamado también disbiosis, con empeoramiento de las lesiones medulares, y por lo tanto con la recuperación motora.

Estas alteraciones pueden estar causadas o bien por el ritmo de vida, el estrés, problemas gastrointestinales o incluso el uso descontrolado de antibióticos. Realizaron un experimento muy curioso: Administraron antibióticos  potentes a ratones  antes de inducirles una lesión medular, y posteriormente a un grupo de ratones se le administró una dieta rica en probióticos enriquecidos con ácido láctico y a otros ratones no.

Curiosamente los ratones alimentados con probióticos respondieron mucho mejor a la fase de recuperación después de la lesión medular y su habilidad motora mejoró considerablemente, y por otra parte esto no ocurrió con los ratones con una dieta normal.

Estos estudios sugieren que la alimentación con probióticos favorece la rápida recuperación después de lesiones medulares, reduciendo los procesos inflamatorios en el sistema nervioso y facilitando la función motora.

Los nuevos tratamientos dirigidos a recuperar daños del sistema nervioso, deberían mirar fuera de él. La microbiota que se aloja en nuestro intestino se comunica con el sistema nervioso directamente interaccionando con el sistema inmunitario o a través de fibras nerviosas, o indirectamente liberando metabolitos que pueden atravesar la barrera hematoencefálica.

El carismático neurocientífico John Cryan de la Universidad de Cork, en Irlanda, demostró en su laboratorio que los ratones aislados de patógenos y con una dieta esterilizada, tenían más neuronas en regiones que controlaban la memoria que los ratones convencionales, sugiriendo el papel de la microbiota en la inducción de la neurogénesis en el estado adulto.

Fuente: investigacionyciencia.es

Artículos relacionados:
Un segundo cerebro funcina el el abdomen y regula las emociones
Comportamiento del segundo cerebro: Bacterias intestinales
Nervio vago: ¿cómo estimular nuestra válvula de escape emocional?
¿El corazón tiene cerebro autónomo?

Científicos afirman que la “Mente” no está confinada al cerebro y ni siquiera al cuerpo

mindEn algun momento te puedes preguntar lo que está pasando en la mente de otra persona. Puedes complementar la gran mente de alguien, o decir que están fuera de su mente. Incluso puedes intentar expandir o liberar tu propia mente.

Pero, ¿qué es una mente? Definir el concepto es una tarea sorprendentemente resbaladiza. La mente es el asiento de la conciencia, la esencia de tu ser. Sin una mente, no puedes ser considerado significativamente vivo. Entonces, ¿qué es exactamente, y dónde está exactamente?

Tradicionalmente, los científicos han tratado de definir la mente como el producto de la actividad cerebral: El cerebro es la sustancia física, y la mente es el producto consciente de las neuronas de disparo, de acuerdo con el argumento clásico. Pero la creciente evidencia demuestra que la mente va mucho más allá del funcionamiento físico de su cerebro.

Sin duda, el cerebro juega un papel increíblemente importante. Pero nuestra mente no puede limitarse a lo que está dentro de nuestro cráneo, o incluso nuestro cuerpo, según una definición propuesta por Dan Siegel, profesor de psiquiatría en la Escuela de Medicina de la UCLA y autor de un libro recientemente publicado, Mind: A Journey to the Heart of Being Human. (La mente, un viaje al corazón del ser humano).

Primero se  llegó a la definición hace más de dos décadas en una reunión de 40 científicos de todas las disciplinas, incluyendo neurocientíficos, físicos, sociólogos y antropólogos. El objetivo era llegar a una comprensión de la mente que apelara a un terreno común y satisfacer a aquellos que luchaban conpreguntas a través de estos campos.

Después de mucha discusión, decidieron que un componente clave de la mente es: “El proceso emergente de auto-organización, tanto encarnado como relacional, que regula la energía y el flujo de información dentro y entre nosotros”. No es pegadizo. Pero es interesante, y con implicaciones significativas. El elemento más impactante de esta definición es que nuestra mente se extiende más allá de nuestro ser físico.

En otras palabras, nuestra mente no es simplemente nuestra percepción de experiencias, sino esas experiencias mismas. Siegel sostiene que es imposible desentrañar completamente nuestra visión subjetiva del mundo de nuestras interacciones.

Siegel explica que se trata de algo semejante a lo que sucede cuando tratamos de definir qué es la orilla del mar: “no podemos decir que la orilla es el agua o la arena: la orilla es ambas cosas”. No se puede limitar nuestra comprensión de la costa para insistir en que es uno o el otro.

“Comencé a pensar, tal vez la mente es como la costa, algo interior e interproceso. La vida mental de un antropólogo o sociólogo es profundamente social. Sus pensamientos, sentimientos, recuerdos, atención, lo que experimenta en este mundo subjetivo es parte de la mente “.

Esta definición ha sido apoyada desde entonces por la investigación a través de las ciencias, pero mucho de la idea original vino de matemáticas. Siegel se dio cuenta de que la mente encuentra la definición matemática de un sistema complejo en que está abierto (puede influir en las cosas fuera de sí mismo), capaz de caos (que simplemente significa que es aproximadamente distribuido aleatoriamente), y no lineal (lo que significa una pequeña entrada conduce a grandes resultados difíciles de predecir).

En matemáticas, los sistemas complejos se autoorganizan, y Siegel cree que esta idea es la base de la salud mental. De nuevo tomando prestado de las matemáticas, la autoorganización óptima es: flexible, adaptativa, coherente, energizada y estable. Esto significa que sin auto-organización óptima, se llega al caos o la rigidez -una noción que, según Siegel, se ajusta a la gama de síntomas de los trastornos de salud mental.

Por último, la autoorganización exige vincular ideas diferenciadas o, esencialmente, integración. Y Siegel dice que la integración -ya sea dentro del cerebro o dentro de la sociedad- es el fundamento de una mente sana.

Siegel dice que escribió su libro ahora porque ve tanta miseria en la sociedad, y cree que esto es en parte moldeado por cómo percibimos nuestras propias mentes. Habla de hacer investigaciones en Namibia, donde la gente a la que habló atribuyó su felicidad a un sentido de pertenencia.

Cuando se le preguntó a Siegel si pertenecía a Estados Unidos, su respuesta fue menos optimista: “Pensé en lo aislados que están todos y lo desconectados que sentimos”, dice. En nuestra sociedad moderna tenemos esta creencia que la mente es actividad del cerebro y esto significa que el yo, que viene de la mente, está separado y no “pertenecemos” realmente. Pero todos somos parte de la vida de cada uno. La mente no es sólo actividad cerebral. Cuando nos damos cuenta de que es este proceso relacional, hay un cambio enorme en este sentido de “pertenencia” .

En otras palabras, incluso percibir nuestra mente como simplemente un producto de nuestro cerebro, en lugar de relaciones, puede hacernos sentir más aislados. Y para apreciar los beneficios de las interrelaciones, simplemente tienes que abrir tu mente.

Fuente: Quartz

Somos adultos, pero nuestro cerebro no tanto

brainLeah H. Somerville, una neuróloga de la Universidad de Harvard, se encuentra a menudo frente a una audiencia de jueces. Ellos vienen a escucharla hablar sobre cómo se desarrolla el cerebro.

Es un tema del cual dependen muchas cuestiones legales. ¿Qué edad tiene alguien para ser condenado a muerte? ¿Cuándo debe alguien llegar a votar? ¿Puede un joven de 18 años dar su consentimiento informado?

Científicos como la Dra. Somerville han aprendido mucho en los últimos años. Pero el cuadro complejo que emerge de esto, carece de las líneas brillantes que los políticos quisieran.

“A menudo, la primera pregunta que recibo al final de una presentación es, OK., todo está muy bonito, pero ¿cuando está terminado el cerebro? ¿Cuándo se desarrolla? “, Dijo Somerville. Y les doy una respuesta muy insatisfactoria.

La Doctora Somerville expuso el enigma en detalle en un comentario publicado el miércoles en la revista Neuron.

El cerebro humano alcanza su volumen adulto a los 10 años, pero las neuronas que lo componen siguen cambiando durante años. Las conexiones entre las neuronas vecinas al ser podadas de nuevo, emergen como nuevos vínculos entre las áreas más ampliamente separadas del cerebro.

Eventualmente, esta reorganización se ralentiza, una señal de que el cerebro está madurando. Pero sucede a diferentes ritmos en diferentes partes del cerebro.

La poda en el lóbulo occipital, en la parte posterior del cerebro, disminuye a los 20 años. En el lóbulo frontal, en la parte frontal del cerebro, nuevos vínculos se siguen formando a los 30 años, si no más allá. Esto “Desafía la noción de lo que ‘hecho’ realmente significa”, dijo Somerville.

A medida que la anatomía del cerebro cambia, su actividad también cambia. En el cerebro de un niño, las regiones vecinas tienden a trabajar juntas. En la edad adulta, las regiones distantes comienzan a actuar en concierto. Los neurocientíficos han especulado que esta armonía a larga distancia permite al cerebro adulto trabajar más eficientemente y procesar más información.

Pero el desarrollo de estas redes sigue siendo misterioso, y aún no está claro cómo influyen en el comportamiento humano. Los investigadores han encontrado que algunos niños tienen redes neurales que parecen como si pertenecen a un adulto. Pero todavía son sólo niños.

La investigación de la Dra. Somerville se enfoca en cómo los cambios en el cerebro maduro afectan la manera de cómo la gente piensa.

Los adolescentes hacen tan bien como los adultos en las pruebas de cognición, por ejemplo. Pero si están sintiendo fuertes emociones, esas puntuaciones pueden desplomarse. El problema parece ser que los adolescentes todavía no han desarrollado un sistema cerebral fuerte que pueda mentener las emociones bajo control.

Ese sistema puede tomar un tiempo sorprendentemente largo para madurar, según un estudio publicado este año en Ciencias Psicológicas.

Los autores pidieron a un grupo de jóvenes de  18 a 21 años de edadpermanecer en un escáner FMRI (escáner de Imagenes por Resonancia Magnética, por sus siglas en ingles) y mirar a un monitor. Se les indicó que presionaran un botón cada vez que les mostraran caras con cierta expresión, felices en algunas pruebas, asustadas o neutrales en otras.

Y en algunos casos, los participantes sabían que podrían oír un ruido fuerte y retumbante al final del ensayo.

En los ensayos sin el ruido, los sujetos lo hicieron tan bien como una persona promedio de 20 años. Pero cuando esperaban el ruido, lo hicieron peor en esta prueba.

Las exploraciones cerebrales revelaron que las regiones del cerebro en las que se procesa la emoción eran inusualmente activas, mientras que las áreas dedicadas a mantener esas emociones bajo control, eran débiles.

“Los jóvenes parecían adolescentes”, dijo Laurence Steinberg, psicóloga de la Universidad de Temple y autora del estudio.

La Dra. Steinberg estuvo de acuerdo con Dra. Somerville en que la maduración del cerebro estaba demostrando ser un proceso largo y complicado, sin puntos específicos obvios. Sin embargo, piensa que los estudios recientes contienen algunas lecciones importantes para los formuladores de políticas.

Ha propuesto, por ejemplo, que la edad para votar se reduzca a 16. “Los jóvenes de dieciséis años son igual de buenos en razonamiento lógico que los ancianos”, dijo Steinberg.

Los tribunales, también pueden tener en cuenta la poderosa influencia de las emociones, incluso en las personas que promedian los 20 años.

“La mayoría de las situaciones delictivas en las que los jóvenes están involucrados son situaciones emocionalmente exitantes – están asustados, o están enojados, intoxicados o lo que sea”, dijo Dra. Steinberg.

La Dra. Somerville, por otro lado, dijo que estaba reacia a ofrecer sugerencias de políticas específicas basadas en su investigación sobre el cerebro. “Todavía estoy en la etapa de aprendizaje, por lo que dudaría en llamar a cualquier cosa en particular”, dijo.

Pero ella cree que es importante para los científicos obtener una imagen más completa de cómo el cerebro madura. Los investigadores necesitan hacer estudios a gran escala para rastrear su desarrollo de un año a otro, dijo, hasta bien entrados los 20 años o más.

No basta con comparar a las personas con categorías sencillas, como por ejemplo etiquetar a las personas menores de 18 años como niños ya las personas mayores como adultos. “Nada mágico ocurre a esa edad”, dijo la Dra. Somerville.

Fuente: nytimes.com

Soporte tecnico

"La vida es como ir en bici: para no caerte, debes seguir avanzando", Albert Einstein

Javier de María

Bienvenid@ a mi blog

joseluisgarcesm

Crecimiento Personal y Espiritual

Propósitosalud

Blog para ganar Salud a traves del movimiento, el metodo Pilates, la Fitoterapia, Terapias energéticas y mucho más..

Cocinando tentaciones

Rebeca y Veronica

ibizaphotographers

Wedding photos Ibiza/ Fotos de bodas Ibiza

Reflexología Podal y mas...

bienvenido a mi fascinante mundo...

Parque Ecológico Quinta de los Molinos

Jardín Botánico-Histórico de La Habana

¿Por que no luchas?

Piensa por ti mismo

efpaz

Quizás sea de otro planeta

feelharmonystudio

Smile! You’re at the best WordPress.com site ever

I Am of the Stars

Awakening with Planet Earth

ARTE TERAPIA

Actividades terapéuticas a través del arte.

BeSound - Naad Yoga

Respirant, cantant, sentint ...

Mi Rincón Personal Reforzado

Este es un rincón donde plasmo mis vivencias, gustos y cosas que solo salen de mi cabeza (Sean verdaderas o no)

vidasaludcomblog

salud y bienestar

psicocristinaferrer

Blog de psicologia y mediación. Barcelona

Martín Olivera

Artista visual y profesor mexicano.

Argila Kinesiologia

[ Kinesiologia de l'Ésser ]

tallerparaelalma

Herramientas para conectarte con tu verdadero SER

@hanasam

Blog. HANASAM Arte y Museo

La Brújula

"Lo esencial es invisible para los ojos"

Ganolife Peru

La verdad revelada de Ganolife Peru

Infinita Luz Dorada

Espiritualidad y Consciencia, aquí y ahora.

Mi sitio oficial

¡El mejor sitio WordPress.com del mundo!

DESCUBRA: Contenido de bienestar ademas tengo para ti 30 minutos de asesoria totalmente Gratis

ALFONSO DELGADO: ENVIA UN SALUDO CORDIAL DESDE CALI COLOMBIA, AGRADECIENDO TU VISITA CONFIANZA E INTERES EN MI OFICINA WEB, BENDICIONES

mcolocho's Blog

A fine WordPress.com site

Escuela de Mercadeo en Red

Aprende a optimizar Tu tiempo, para Tu independencia financiera

isabelsalinas

A great WordPress.com site

indeprofundis

A great WordPress.com site

Eluanel's Blog

Just another WordPress.com site

bruixolapsicologia

psicologia clínica i de la salut